ZÜRICH (PARTE I).

Suiza es un país muy cómodo para viajar y donde nos será relativamente fácil movernos si conocemos el inglés. En Suiza hablan varios idiomas como son el alemán, inglés o francés (e incluso italiano) dependiendo de la zona en donde nos encontremos.

Nada mas aterrizar debemos saber que el aeropuerto de Zürich tiene conexión directa con con trenes que nos acercarán directamente al centro de la ciudad. Apenas tardaremos 15 minutos en ir desde el Aeropuerto de Zürich hasta el centro de Zürich. La red de transporte público de Zürich es de sobresaliente.

Existen varias modalidades de billetes para el transporte público. Personalmente te recomendaría el billete de 24 horas que tiene un coste de unos 8 euros y te servirá para desplazarte por el país durante 24 horas en casi cualquier medio de transporte existente.

UN CAFÉ EN ZÜRICH.

Schober es uno de esos lugares en donde nada mas entrar es Navidad. Esta elegante cafetería situada en el centro de Zürich nos envuelve en un ambiente navideño debido a su cuidadosa decoración y su muestra de dulces y cafés.

Durante el fin de semana será imposible que entres aquí porque siempre está llena. Te recomendaría ir entre semana por la mañana para poder entrar con tranquilidad. El precio de dos cafés con leche, un té y dos piezas de dulces asciende a unos 33 euros aproximadamente.

Tampoco podemos dejar de lado la cafetería Miyuko. Un lugar muy acogedor con ambientación japonesa (o algo similar) situado en el corazón de Zürich.

WORLD FIFA MUSEUM.

En el año 2015 la FIFA abrió las puertas del Museo de la FIFA situado en Zürich. Un lugar donde se recoge el sentir del fútbol a través de los cinco continentes y donde nos explicarán la trayectoria de esta institución y del fútbol.

La tienda de Freitag (Zürich) está construida con varios contenedores de carga. Un total seis plantas para recoger las diferentes mochilas, monederos y ropa de esta famosa marca suiza.

Zürich tiene diversos mercados navideños muy interesantes. Los dos más populares son los de la Estación Central y los situados al lado del lago. En ambos podremos probar diferentes tipos de comidas típicas de Suiza así como de otras partes del mundo.

El centro de Zürich se caracteriza por un comercio muy especializado. Desde tiendas para jabones y cremas (imagen de abajo) hasta zapaterías, tiendas de relojes, joyas, ropa, arte…etc. Se caracteriza por ser tiendas pequeñas, especializadas y orientadas a un público exigente en el trato.

El entorno de la ciudad es precioso y a veces el paisaje te regala panorámicas en donde la nieve y el sol se juntan.

El centro de Zürich es para el tranvía. La red de tranvías es muy extensa, funcional y sobretodo puntual.

Uso de carriles bici en sentido opuesto a la circulación. Como se puede apreciar la visibilidad es buena y como norma general, los suizos son conductores muy respetuosos.

Existen tramos muy prolongados donde no hay semáforos. Los pasos de peatones están señalizados con pintura reflectaste de color amarillo y por la noche una baliza los ilumina.

No podemos olvidar que personajes tan influyentes como Einstein o Lenin pasaron varios años en Zürich.

En definitiva Zürich es una ciudad cómoda, amable, educada y con muchos servicios y negocios para el ciudadano.