Falta de voluntad para mejorar la calle Antonio Leyva.

La calle Antonio Leyva esta limitada a 30 km/h pero muchos conductores exceden ampliamente de ese límite. Así lo pone de manifiesto la Plataforma de Vecinos y Vecinas Unidos Oliver, que ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza la instalación de badenes y elementos reductores de velocidad. La realidad es que no es la primera vez que piden al Ayuntamiento la instalación de este tipo de infraestructuras y ya en el año 2015 se expuso en la Junta de Distrito esta situación, de la que es conocedora la concejala de Policía Local Elena Giner.

La propia Ordenanza de Ciclistas y Peatones prevé que el Ayuntamiento tome medidas para “reforzar” la señalización de las calles 30.

Dados los últimos acontecimientos (la muerte de un peatón y un accidente grave) los vecinos han intensificado sus propuestas reclamando medidas de mejora para la calle Antonio Leyva. Según algunos testigos -del accidente producido la semana pasada- el vehículo “iba a más de 100 km/h” y a la altura del número 31 perdió el control del vehículo.

El día después de este accidente, los vecinos solicitaron medidas efectivas pare limitar la velocidad, e incluso algunos vecinos llegaron a señalar que “desde la remodelación la vía se ha convertido en un escenario continuo de carreras”. En la calle Antonio Leyva se han invertido unos 760.000€ para renovar las redes de vertido, alumbrado, aceras y calzadas de manera que ahora es una vía de dos carriles con un único sentido.

Una señalización deficiente.

El problema (de muchos) es que la limitación de la calle viene al principio de la misma, pero si accedes desde alguna de las calles adyacentes no se ve la limitación. Además la calle -desde el punto de vista urbanístico- permite la circulación a velocidades elevadas, pues no existe ningún elemento físico que impida elevar la velocidad.

Cualquier solución va a pasar por la instalación de elementos físicos y reductores de velocidad. Pero Movilidad Urbana se ha opuesto en muchas ocasiones a este tipo de elementos. En otros barrios como Parque Venecia, se han opuesto a instalar este tipo de reductores de velocidad sin aplicar ningún criterio técnico. Sin embargo, son muchas las entidades y técnicos relacionados con la Seguridad Vial que aconsejan la instalación de este tipo de elementos.

Movilidad Urbana es contraria a instalar reductores de velocidad a pesar de que expertos en Seguridad Vial lo aconsejan.

Deja un comentario