Rivarés: “Se me puede caer el pelo”

Parte del parque infantil de las fiestas del Pilar (que lleva el nombre de Río y Juego) y que se instaló en el recinto de la Expo, se ha utilizado en las fiestas de Pamplona en los dos últimos años sin que hubiera ningún documento de cesión ni nada similar por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, que es propietario de todos los materiales del montaje.

Por este espectáculo, la compañía teatral PAI, en colaboración con Ecodes (Ecología y Desarrollo), firmó un contrato con el Ayuntamiento de Pamplona, que supuso unos ingresos de 90.000 euros en cada una de las dos ediciones, sin que el Consistorio zaragozano percibiera un euro de compensación económica por sus bienes. El parque infantil Río y Juego se instaló durante las fiestas del Pilar durante el 2016 y 2017 y tuvo un coste de 581.190 euros.

Este parque, que pertenece al Ayuntamiento de Zaragoza, provocó el año pasado un cruce de correos electrónicos que confirman la irregularidad de trasladar material del montaje a otra ciudad sin que exista ningún documento de cesión firmado por ningún responsable municipal.

Rivarés intentó ‘arreglar’ el asunto.

Es decir, se produjo una irregularidad considerable pues se evitó un acto administrativo reglado. La entonces gerente de Zaragoza Cultural, Elena Laseca, advirtió el 7 de julio de 2017 de que se habían llevado el material del parque por lo que solicitó el documento de cesión (que no existía). La respuesta de Rivarés fue temeraria e imprudente. El concejal de Economía instó a la gerente a que “arreglara” el asunto admitiendo que se podría tratar de un “delito” e instó a “arreglarlo con fecha acorde“. Es decir, firmar un documento con una fecha que no corresponde, invitando a la gerente a cometer un delito.

Luisa Broto quiere quitar hierro al asunto manifestando que “es una cuestión administrativa interna”. Claro que sí Luisa, y las cuentas del PP también eran una cuestión administrativa interna pero delictiva. Qué tiene que ver para que este hecho pueda ser constitutivo de delito o no. Según Luisa si es algo interno hay que restarle importancia ¿no?

Ahora mismo tenemos un Ayuntamiento que está imputado por una posible irregularidad y a un concejal que posiblemente sea imputado por otra irregularidad. En mitad de todo este asunto tenemos a un concejal que ha viajado con dinero público a Palestina y otro a Nueva York. ¿Qué clase de Ayuntamiento es este?

Deja un comentario