en Tráfico

Restricciones de tráfico en viales amplios.

La reducción de carriles en las grandes ciudades provoca un efecto de ‘evaporación’ del tráfico que tiene consecuencias muy positivas para todos. La disminución de viales produce lo que se denomina ‘efecto de evaporación del tráfico’ en donde un determinado porcentaje del tráfico se distribuye entre otras opciones de movilidad. Esto en la práctica supone miles de usuarios al día que pasan a otros modos de moverse.

El número de usuarios (%) que pasen a uno u otro modo de desplazarse dependerá de muchos aspectos tales como: la infraestructura ciclista existente, la calidad del transporte público o la situación de sus centros de trabajo y viviendas.

Un determinado % del tráfico suele elegir otras rutas o viales alternativos para desplazarse.

Otro % elige la opción de usar la infraestructura ciclista para desplazarse.

Otro número de usuarios decidirá desplazase en el transporte público.

Otro % decidirá simplemente no utilizar el vehículo para este tipo de desplazamientos.

1 %
otra ruta
1 %
t.público
1 %
bicicleta
1 %
no usa coche

En términos absolutos estamos hablando de miles de trayectos que se hacen a través de otros modos de transporte o viales. Si conseguimos que gran parte de ese número de trayectos desembarque en el transporte público o bicicleta, estaremos dando un gran paso a la movilidad de esta ciudad y al medio ambiente.

... mejoramos el transporte público.

Conforme aplicamos políticas de restricción del vehículo privado debemos mejorar el servicio del transporte público y ampliar el panorama de la movilidad para que el usuario pueda elegir en qué modo desea seguir desplazándose. Estas medidas son la mejora de las frecuencias en las horas valle, un nuevo diseño en el mapa de las líneas y la priorización del autobús. El uso del transporte público debería aumentar a la par que el uso del vehículo privado va disminuyendo.

Pero la restricción de viales debe ir acompañada de otro tipo de medidas de mejora del transporte público para que éste logre absorber ese % de usuarios. Si simplemente restamos la capacidad de una vía no hacemos nada. Si una vía de cuatro carriles pasa a tener dos carriles no hemos conseguido mucho.

Si esa misma vía de cuatro carriles la reducimos a dos carriles pero ampliamos aceras, colocamos un carril bici y hacemos que el transporte público pase por ahí de manera regular estaremos mejorando notablemente los diferentes modos de movilidad que se dan esa vía. En Zaragoza existen numerosos viales que deberían reducirse al tráfico; bien instalando carriles bici y carriles bus o bien eliminando carriles de circulación -o incluso aplicar las dos opciones-. Estos viales son (algunos ejemplos):

  • Avenida de Goya
  • Pº Pamplona
  • Salvador Allende
  • Avenida Cataluña
  • Escoriaza y Fabro
  • Duquesa Villahermosa
  • Avenida Almozara

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.