¿Solicitar la anulación de la instrucción 1/2015?

Hace apenas unos días el Ayuntamiento de Zaragoza sacó una instrucción (la 1/2015) en donde establecía una serie de calles por donde los ciclistas podían circular motivándose en una serie de criterios. Una instrucción es una disposición de carácter general que se dicta en el ámbito interno de la organización administrativa. Por tanto no tiene valor cuando se enfoca a terceros y de ser así su curso administrativo ha de ser diferente.

El Artículo 6 del Anexo 3 de la Ordenanza General de Tráfico del Excmo. Ayuntamiento de Zaragoza, indica que

Deberá ser indicada al inicio de la calle la circulación limitada de vehículos que se permite en las calles peatonales y de tráfico restringido. La señalización se realizará mediante señales de circulación prohibida en el inicio de la calle según el sentido de circulación otorgado, con indicación mediante texto complementario de las excepciones autorizadas”.

El Ayuntamiento está obligado como titular de la vía al mantenimiento y la señalización de la misma. La Instrucción 1/2015 alude a la necesidad de

La modificación de los rótulos que acompañan a la señal R-100” para que incluyan la bicicleta. De esta forma dice que se evidenciará gráficamente el permiso de la bici para circular por cada calle de tráfico restringido.

No obstante, la Instrucción 1/2015 continúa

Los trabajos que es necesario realizar así como el coste que ello conlleva se realizarán conforme se disponga de medios materiales y personales.

Pero es aquí donde la Instrucción 1/2015 realiza una interpretación de la obligación de señalizar las excepciones, que recoge la Ordenanza General de Tráfico, y dice que la falta de señalización no es obstáculo para la aplicación. Esta interpretación que hace el Ayuntamiento sobre la obligación de señalizar es muy vaga y confusa. Sin ir mas lejos, podemos ver como el carril bici de Avenida Academia General Militar situado sobre la acera todavía sigue ahí, a pesar que hace ya un año que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón dictara que el Ayuntamiento debería eliminar esos “carriles” bici.

Si el Ayuntamiento tarda años en quitar una pintura cuando se lo ordena un Juez ¿cuánto tardará en señalizar una calle si se lo ordena su propia ordenanza? Es decir, la Sra. Dueso ha sacado una Instrucción -que es una disposición que se dicta en el ámbito interno de la administración – en la cual viene a decir que

Sabemos que hay que señalizar, pero conforme haya dinero y tiempo iremos señalizando las calles por donde pueden circular bicicletas.

Hace una valoración ambigua de la obligación que tiene el Ayuntamiento de señalizar, además, dicta una resolución interna a la Policía Local para que sepan que hay calles que, aunque no están señalizadas, como si lo estuvieran. Además de que el listado de calles que sacó el Ayuntamiento está plagado de errores ya que se encuentran calles peatonales o de tráfico prohibido.

Hoy Javier Puy ha solicitado la anulación de esta instrucción por considerar que el Ayuntamiento ha hecho varias cosas mal.

IMG_2010

En primer lugar, falta a su obligación de señalizar todos los viales por donde pueden circular las bicicletas. Esto crea un ambiente de confusión a los ciudadanos. Numerosos ciclistas no saben por dónde pueden circular. En segundo lugar crear una instrucción no es la forma adecuada. El Ayuntamiento no ha aprendido nada de estos años perdidos. Se está perdiendo un tiempo valioso para los ciclistas y para los ciudadanos en general.

Es una tremenda chapucería la falta de señalización de numerosos viales y la vaga excusa de que no hay dinero. Javier Puy ha propuesto además una serie de medidas que debería llevar a cabo el Ayuntamiento:

  1. Creación de un plano con rutas para atravesar el Casco Histórico.
  2. Correcta señalización de cada una de las calles de tráfico restringido.
  3. Una verdadera campaña de sensibilización y de información al ciclista.
  4. Señales orientadas al tráfico ciclista: semáforos para bicis, carriles y líneas de adelantamiento.
  5. Estacionamiento para bicicletas en lugares de interés como hospitales, centros educativos y administrativos.

Son actuaciones que están en la mente de cualquier ciclista o peatón pero que el Ayuntamiento, este Ayuntamiento, no pone en práctica. 

Deja un comentario