¿Esta preparada Zaragoza para pacificar la mayoría de sus calles?

Desde que la Dirección General de Tráfico (DGT) anunciara que “está estudiando” limitar por Ley la velocidad a 30km/h de todas las ciudades españolas debemos preguntarnos ¿está Zaragoza capacitada para esta medida? Zaragoza empezó a pacificar y limitar la velocidad de algunos viales en el año 2008. Con la llegada de la Expo y la Ordenanza de Peatones y Ciclistas en el año 2009, la Ciudad propuso un marco normativo donde encajar y definir este tipo de iniciativas (vías pacificadas, calles 30…etc).

En la actualidad, las vías limitadas a 30 km/h representan aproximadamente el 80% de los viales de la ciudad, y sin embargo, todavía existen muchas diferencias dentro de este tipo de calles pues no todas son iguales ni se conservan ni mantienen igual ni tienen las mismas condiciones de seguridad vial.

Zaragoza no está preparada políticamente para asumir un cambio de modelo urbanístico y de movilidad para ampliar y diseñar las calles pacificadas.

En Zaragoza nos encontramos con una variedad de viales pacificados y limitados a 30 muy heterogénea y con, a menudo, grandes deficiencias en lo que a Seguridad Vial se refiere. Tenemos desde calles en donde apenas existen aceras -como la calle Bailén- a otras en donde hay una deficiente seguridad vial o se encuentran mal diseñadas como calle Antonio Leyva. Además existen barrios enteros donde la señalización y el diseño de las calles 30 sigue siendo poco accesible y muy mejorable como Torrero, San José, Las Fuentes o Las Delicias.

En lo que se refiere al barrio de Torrero, en el año 2017 Ciudadanos en Torrero presentó una propuesta para invertir más en cuanto a la mejora de este tipo de viales y calles 30 para hacerlas más atractivas y accesibles. La moción salió adelante con los votos favorables del PSOE y PP, pero contó con la abstención de Zaragoza en Común que se apoyaba en que “se invertía” lo suficiente o a un ritmo “suficiente”.

Calle cualquiera del barrio de Torrero.

El diseño pone en riesgo la figura del peatón.

El mayor problema es que Zaragoza no invierte en la mejora de sus calles: ni desde el punto de vista urbanístico ni técnico de movilidad y seguridad vial. Existen calles en la Ciudad en donde no se ha invertido ni un sólo euros desde hace muchísimos años. Pasar de una vía limitada a 50 km/h a otra de 30 km/h no debe hacerse sólo con una marca de pintura en la calzada, deben ponerse en marcha otros mecanismos para pacificar y armonizar cada calle de la Ciudad que se encuentre limitada a 30 km/h.

¿Cuánto habría que invertir en calles 30?

Desconozco el cuánto habría que dedicarle pero lo que sí sé es que debería existir una partida presupuestaria específica para acometer las reformas necesarias en este tipo de viales (que no son pocas). Cada año (unos más y otros menos) Zaragoza dedica en torno a 500.000 – 750.000 euros para la renovación del firme (años atrás se dedicaba más dinero). Mejorar, rediseñar y mejorar una calle 30 puede llevar aparejada una inversión muy superior (la reforma de la calle Antonio Leyva costó 750.000 euros) ya que hay que mejorar aceras, diseñar espacios, arbolado…etc.

Zaragoza debería emprender un plan presupuestario anual para la mejora de las calles con una dotación no inferior a los 5M para trazar un plan que culmine con una ciudad más amable, accesible, segura y sociable antes del año 2027.

Investigan a Elena Giner por prevaricación.

El Juzgado de Instrucción nº 8 de Zaragoza ha citado a Elena Giner (concejala de Policía Local y Participación) como presunta autora de un delito de prevaricación y otro de fraude en la contratación de carpas portátiles para la celebración de fiestas en los barrios rurales. Junto a este procedimiento judicial cabe añadir otro (junto con otros concejales de Zaragoza en Común) por un presunto delito de prevaricación por el caso EcoCiudad.

Al parecer y según la noticia de Heraldo de Aragón, tanto la concejala Elena Giner como el jefe de la Sección Técnica de Obras de Distritos del área de Participación, fueron denunciados ante la Fiscalía por tramitar como gastos menores hasta 64 contrataciones de carpas festivas a un sólo empresario con el fin de eludir el control de la Intervención Municipal. La Fiscalía sospecha que se podría estar “troceando” los contratos y burlar el procedimiento legal que exige que para importes superiores a 18.000€ se saque a concurso público.

Una evolución alarmante.

Desde el año 2015 el número de contratos en la contratación de las carpas festivas han aumentado de manera progresiva tanto en número como en cuantía; pasando de cuatro contratos por valor inferior a 40.000€ frente a los 64 contratos con un importe de casi 180.000€.

Afecciones en el entorno de Plaza Salamero.

Desde hoy y hasta el día 14 de noviembre se va a proceder a la mejora de la calzada de algunas calles de Zaragoza del centro. Una remodelación que llega tarde y que podría haberse realizado en verano. En este caso se procederá al corte de la calle Valcarreres y calle Azoque (salvo garajes).

Los mayores perjudicados de esta operación van a ser los transportistas pues se va a proceder a prohibir el estacionamiento durante casi dos semanas para los trabajos de asfaltado. Estos trabajos van a suponer la mejora de la calzada -que se encuentra en penosas condiciones- gracias a los #PresupuestosParticipativos y no por que haya existido una operación asfalto en condiciones durante estos años.

Esta pequeña renovación del asfaltado va a suponer afecciones en el entorno de la Plaza Salamero, especialmente en el horario de entrada y salida escolar.

Falta de voluntad para mejorar la calle Antonio Leyva.

La calle Antonio Leyva esta limitada a 30 km/h pero muchos conductores exceden ampliamente de ese límite. Así lo pone de manifiesto la Plataforma de Vecinos y Vecinas Unidos Oliver, que ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza la instalación de badenes y elementos reductores de velocidad. La realidad es que no es la primera vez que piden al Ayuntamiento la instalación de este tipo de infraestructuras y ya en el año 2015 se expuso en la Junta de Distrito esta situación, de la que es conocedora la concejala de Policía Local Elena Giner.

La propia Ordenanza de Ciclistas y Peatones prevé que el Ayuntamiento tome medidas para “reforzar” la señalización de las calles 30.

Dados los últimos acontecimientos (la muerte de un peatón y un accidente grave) los vecinos han intensificado sus propuestas reclamando medidas de mejora para la calle Antonio Leyva. Según algunos testigos -del accidente producido la semana pasada- el vehículo “iba a más de 100 km/h” y a la altura del número 31 perdió el control del vehículo.

El día después de este accidente, los vecinos solicitaron medidas efectivas pare limitar la velocidad, e incluso algunos vecinos llegaron a señalar que “desde la remodelación la vía se ha convertido en un escenario continuo de carreras”. En la calle Antonio Leyva se han invertido unos 760.000€ para renovar las redes de vertido, alumbrado, aceras y calzadas de manera que ahora es una vía de dos carriles con un único sentido.

Una señalización deficiente.

El problema (de muchos) es que la limitación de la calle viene al principio de la misma, pero si accedes desde alguna de las calles adyacentes no se ve la limitación. Además la calle -desde el punto de vista urbanístico- permite la circulación a velocidades elevadas, pues no existe ningún elemento físico que impida elevar la velocidad.

Cualquier solución va a pasar por la instalación de elementos físicos y reductores de velocidad. Pero Movilidad Urbana se ha opuesto en muchas ocasiones a este tipo de elementos. En otros barrios como Parque Venecia, se han opuesto a instalar este tipo de reductores de velocidad sin aplicar ningún criterio técnico. Sin embargo, son muchas las entidades y técnicos relacionados con la Seguridad Vial que aconsejan la instalación de este tipo de elementos.

Movilidad Urbana es contraria a instalar reductores de velocidad a pesar de que expertos en Seguridad Vial lo aconsejan.

Movilidad en patinete por Zaragoza.

Recién adquirido mi Xiaomi 365 decidí medir tiempos para ver un poco cuál se ajustaba más a mis necesidades. Buscaba un trayecto lo más sencillo, con el mayor tramo de carril bici y lo más rápido posible. El trayecto en concreto era desde Parque Venecia (calle Gondoleros) hasta Plaza Europa. En principio hay tres rutas que tomar y son las siguientes:

A. Ronda Hispanidad hasta Pº Echegaray y Plaza Europa. Lo bueno de este recorrido es que la mayor parte del mismo es por carril bici, por no decir que todo el recorrido. Apenas hay semáforos en el recorrido y es bastante agradable (salvo por el tramo de Ronda Hispanidad). Además es un recorrido muy rectilíneo. El mayor inconveniente es el estado que presenta el carril bici en algunos tramos que hace que sea un poco molesto para el patinete.

B. Ronda Hispanidad hasta Pº Isabel la Católica, Fernando el Católico, Avenida de Goya, Pº Mª Agustín y Plaza Europa. Al igual que el anterior, la mayor parte de la circulación se produce por carril bici. El único inconveniente es que el carril bici en Isabel la Católica no es especialmente cómodo para el patinete pues es una zona muy transitada (ciclistas, peatones, usuarios de la vía) por lo que hay que prestar especial atención a toda la circulación en general.

C. Ronda Hispanidad hasta Avenida América, Pº Cuéllar, Pº Sagasta, Avenida de Goya, Pº Mª Agustín y Plaza Europa (esta posibilidad puedo también por Pº Tierno Galván que tiene carril bici). Es un trayecto más animado porque cambias mucho de viales y rutas. Lo mejor del recorrido es que es rápido, y lo peor es el tramo de Torrero. Circular por patinete por Avenida América es algo evitable, la opción está en ir por Tierno Galván pero para acceder a esa calle hay que sortear un gran desnivel.

Estamos hablando de un recorrido de entre 7-8 kilómetros (según opciones) que en autobús con la línea 23 cuesta entre 35 minutos (en su mejor día) a 50 minutos en su peor día. El mismo trayecto en motocicleta cuesta aproximadamente entre 15 y 20 minutos. Mientras que en patinete eléctrico cuesta unos 25 minutos.

El ahorro en gasolina de dicho trayecto en un mes puede oscilar entre los 20€ y 30€, dependiendo de muchos factores (vehículo, velocidad…etc) pues no consume lo mismo una motocicleta que un coche.

Conclusiones.

El patinete eléctrico es una buena opción para moverse por la ciudad. Existen diferentes plataformas que te permiten usarlo como Koko o Lime pero viendo los precios del mercado y el coste de las mismas si vas a ser asiduo a este medio de transporte lo mejor es que te compres un patinete eléctrico pues en apenas seis meses los habrás amortizado.

Debes responsabilizarte en hacer un uso correcto del mismo y mentalízate que (obviamente) en invierno pasarás frío y en verano calor. Es decir, para aquellos que penséis en abandonar el vehículo por un patinete es un cambio (a mejor) importante.

Burger King cierra temporalmente en Parque Venecia.

Si hace tiempo hablábamos de la apertura de Burguer King en Parque Venecia hoy comentamos que el responsable del establecimiento ha tenido que cerrar de forma temporal debido a un problema con la licencia de apertura y el suministro de electricidad por parte de Endesa.

La falta de licencia de definitiva y el hecho de no tener toda la documentación en regla para que Endesa le diera de alta en el suministro eléctrico hizo que el Ayuntamiento obligara al establecimiento a cerrar.

Desde que iniciara su actividad la empresa utilizaba un generador de energía que producía mucho ruido y molestias por las noches, lo que provocó varias denuncias por parte de los vecinos y de Policía Local. Tras varias comprobaciones y requerimientos el Ayuntamiento de Zaragoza a través de la Policía Local solicitó el cierre temporal del establecimiento hasta la obtención de la licencia definitiva y estar dado de alta en el suministro eléctrico.