Cómo nos movemos en Zaragoza.

Hace algo más de un año y tras los datos aportados por el Ayuntamiento de Zaragoza desde este blog nos hicimos eco de algunas de las formas de moverse en Zaragoza. Entre los datos aportados por el Ayuntamiento de Zaragoza destacaba que la bicicleta apenas suponía un 2,8% de los desplazamientos diarios en Zaragoza y que el 27% eran desplazamientos en vehículo privado, a pesar de las restricciones impuestas durante esta última década.

El uso del vehículo privado no ha disminuido tanto como se esperaba o se deseaba. Los datos que arrojaba en Ayuntamiento de Zaragoza hablan de un total de 462.000 viajes (un 27%), aunque no obstante, la circulación de vehículos se había desplazado del centro a las rondas y circunvalaciones.

En la actualidad.

Los desplazamientos peatonales suponen aproximadamente un 48% de los desplazamientos de la ciudad. Sin embargo, a día de hoy sigue sin existir una política de movilidad orientada a mejorar e impulsar este tipo de movilidad. Zaragoza no apuesta por la mejora de los itinerarios peatonales y el vehículo privado sigue siendo la segunda opción a la hora de desplazarse en la ciudad y su uso apenas se ha reducido 1% en los últimos años.

La presencia de la bicicleta ha subido ligeramente situándose en un 3% aproximadamente. A falta de nuevos datos (que imagino que se estarán midiendo) cabe pensar que en unos años la bicicleta subirá de nuevo junto con el patinete pero… ¿bajará el transporte privado?

Si desmenuzamos un poco los datos vemos que la horquilla del transporte público (aproximadamente un 22%) éste se divide en autobús y tranvía. El autobús representaría aproximadamente un 61% frente al 39% del tranvía (de un total del 22%).

Un modelo de futuro.

Como hemos dicho anteriormente, no tardaremos mucho en ver una evolución de otros medios de transporte en la ciudad. El ligero aumento de la bicicleta (3-4%) junto con el patinete eléctrico (5-6%) entrarán a formar parte del juego de modos de transporte. Esto seguro que en apenas cinco años los datos de utilización de estos medios alcanzaran estos porcentajes. La aportación del taxi se mantendrá en torno al 3-5% (datos de Autotaxi de Zaragoza).

En apenas cinco años el uso del patinete eléctrico llegará a ser entre el 3 y el 5% de la movilidad de Zaragoza.

El uso del vehículo privado disminuirá ligeramente pero cabe la incógnita de a favor de qué medio de transporte irá a parar. Es decir, en la reducción del vehículo privado (ese número de conductores) qué otro medio de transporte se verá beneficiado ¿tranvía, autobús o bicicleta / patinete? La lógica indica que serán estos últimos (bicicleta / patinete) porque el usuario del vehículo privado no se termina de adaptar al transporte público, por lo que no tiene sentido que si no hay cambios sustanciales en el mismo (recorridos, frecuencias, tarifas…) vaya a tener que utilizarlo.

No podemos olvidar que el objetivo final es la disminución progresiva del uso del transporte público en cualquier ciudad. Sería deseable un escenario en donde el uso del vehículo privado apenas fuera entre un 8-10% frente al del transporte público (en torno al 40% frente al 22% del año 2017). El uso del patinete y la bicicleta en Zaragoza perfectamente podrían alcanzar cuotas del 10-15%.

Esto se consigue no solo llevando a cabo políticas de restricción del vehículo (políticas negativas) sino aplicando políticas positivas al transporte público como mejora de frecuencias, bonos de transporte, recorridos, priorizando su circulación…etc. Las políticas negativas y positivas deben compaginarse y armonizarse para seguir prestando servicios y alternativas a los ciudadanos.

Deja un comentario