Cómo nos movemos en Zaragoza II.

Según los últimos datos aportados por el Ayuntamiento de Zaragoza a través del PMUS (Plan de Movilidad Urbana y Sostenible de Zaragoza) la mayoría de los trayectos / viajes que se realizan en Zaragoza se hacen a pie (andando). Es decir, se puede considerar que la movilidad peatonal supone en Zaragoza un 48% de toda la movilidad en general y sin embargo, el dinero invertido para la mejora de calles y diseño urbano es mínimo si lo comparemos por ejemplo con el dinero invertido en infraestructura ciclista o transporte público.

En los presupuestos de 2018 el Gobierno de Zaragoza (ZeC) presupuestó 750.000€ para el mantenimiento de vías públicas. Este dinero va enfocado principalmente al mantenimiento de la calzada, lo que se conoce como operación asfalto obviando en muchas ocasiones las aceras. Por otra parte se destinó unos 760.000€ para la remodelación de la calle Antonio Leyva y unos 600.000€ para la mejora y “ornamentación” de la calle Delicias y calle Santiago Lapuente.

ZeC no ha hecho mucho por mejorar los espacios peatonales para disfrute y aprovechamiento de familias y usuarios de la vía.

En la mejora de las aceras y la creación de diseños urbanísticos o mejora de los espacios peatonales Zaragoza invirtió en el 2018 (tirando muy por lo alto) unos 2 millones de euros. Sin embargo la movilidad peatonal representa el 48% de la ciudad. La inversión para el mantenimiento de la vía pública y la calzada fue aproximadamente de 1 millón de euros para un colectivo que representa el 22% de los desplazamientos y las inversiones en infraestructura ciclista fue de unos 500.000€ para un colectivo que aproximadamente representa el 3% de la movilidad en Zaragoza.

El transporte público tiene una enorme inversión pero no podemos utilizarlo en términos comparativos debido a que se trata de un sistema diferente con una infraestructura ya creada.

 

A pesar de que representa el 48% de los desplazamientos, la «movilidad peatonal» apenas tiene una inversión de 2 millones de euros.

Si se invirtiera el mismo ratio que en la mejora de las calzadas y operaciones asfalto en mejorar las aceras y la movilidad peatonal, la inversión para los peatones debería ser algo más de 2,2 millones de euros. Si lo comparamos con las bicicletas el ratio de inversión tendría que ser de 8 millones de euros.

Por otra parte dentro del concepto de «transporte público» el autobús urbano supone el 61% de los usos frente al 26% que utiliza el tranvía. El coste o la inversión que realiza el Ayuntamiento de Zaragoza en el transporte público (autobús urbano + tranvía) es de 56 millones de euros. Hay que tener en cuenta además que el Ayuntamiento de Zaragoza paga varios millones de euros a la contrata de Tranvías de Zaragoza por la explotación del tranvía hasta el año 2044.

¿Se imaginan si invirtiéramos un cantidad semejante para la mejora de las calles, aceras y resto de viales públicos? Una verdadera apuesta por la movilidad peatonal y la creación de espacios de convivencia entre todos los usuarios de la vía. En este aspecto cabe invertir más y mejor en crear verdaderos espacios de movilidad urbana, pero para ello hace falta poner en valor el trabajo de las Juntas de Distrito, AMPAS, entidades y desarrollar un verdadero modelo de movilidad dentro de cada barrio de Zaragoza.

Deja un comentario