Mala gestión de las obras de Vía Ibérica.

Las obras de Vía Ibérica están provocando importantes retenciones de tráfico en una zona que concentra 7 centros educativos y es un nodo de tráfico principal, es decir, para que se hagan una idea, la rotonda Toulousse es uno de esos puntos por donde pasan más de 15.000 vehículos al día. En el caso de la rotonda Toulousse son muchos más, de hecho no se ha visto reducido el tráfico en este punto tan sensible sino que ha aumentado. Según Movilidad Urbana este punto ha sufrido un aumento de tráfico entre el 2013 y 2017 casi del 40%.

La duración de los trabajos está prevista hasta aproximadamente el 24 de septiembre: lo que garantiza un inicio del curso escolar con numerosos atascos que afectan al transporte escolar. Habrá quien diga que los niños accedan al centro escolar en bicicleta o a través de caminos escolares (que está muy bien), pero hay que tener en cuenta que hay 7 centros educativos y que algunos de ellos tienen la particularidad que sus alumnos (y padres y madres) no viven por las cercanías, por lo que el vehículo es una opción casi obligada para un determinado porcentaje de padres y madres.

Con estas premisas el Ayuntamiento de Zaragoza debería haber autorizado el inicio de obras a principios de agosto. Mes habitual para este tipo de proyectos. Entiendo que la postura de Zaragoza en Común sea la de “complicar” a los conductores, ya que así viene en su ideario político. Pero en este caso afecta a muchos usuarios más: transportistas, transporte público y transporte escolar.

Deja un comentario