LOS GLOVERS: INFRACCIONES A DOS RUEDAS.

A estas alturas todo el mundo sabe y conoce qué es Glovo y cómo funciona esta empresa de transporte y mensajería. Glovo opera en Zaragoza desde aproximadamente septiembre de 2016 y, desde entonces, no ha dejado de crecer en cuanto a volumen de pedidos y mensajeros (llamados ‘Glovers’).

Repartir pedidos en Zaragoza es algo relativamente cómodo -debido al diseño de la ciudad y su tamaño-, aunque todo depende de qué es lo que quiere el consumidor y a dónde quiere que se lo entreguen pues no lo es mismo vivir en el Centro, que en las Delicias o Arcosur.

Cada vez es más habitual ver a los repartidores Glovers por la ciudad y, en muchas ocasiones, sin respetar la normativa vial y de convivencia; circulación por zonas peatonales, aceras estrechas, omisión de semáforos en rojo…etc han provocado que en más de una ocasión la Policía Local de Zaragoza deba intervenir para evitar este tipo de situaciones.

TENEMOS UN LISTADO DE POLICÍAS QUE NOS DENUNCIAN PARA SABER CUÁNTAS VECES NOS DENUNCIAN Y SI SON LOS MISMOS.

Afirmaba un repartidor de Glovo tras ser denunciado por saltarse un semáforo en la intersección de calle Don Jaime y Coso. El control sobre este tipo de transporte está en el punto de mira debido a la forma de transportar que tienen algunos conductores de bicicletas. El mes pasado dos repartidores de Glovo se dieron a la fuga tras ser requeridos por la Policía Local en el centro de la ciudad por cometer varias infracciones de tráfico.

EL CUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS ES BÁSICO.

El cumplimiento de las normas es básico en este tipo de transporte (transporte en bicicleta), y no solo por la seguridad vial y la precaución que implica moverse en bicicleta por la ciudad, sino también por las diferencias existentes en caso de accidente. Muchos transportistas de esta empresa desconoce que trabajan como autónomos y que en caso de accidente que les incapacite trabajar hay notables diferencias entre un autónomo y alguien que trabaja para un tercero.

En caso de accidente entre un ciclista y un peatón puede derivarse en una responsabilidad civil por daños: aquí entrarían ya a valorar los correspondientes seguros de cada uno de los interesados.

Moverse en bicicleta debe ser seguro para todos. Quienes trabajan en bicicleta, al igual que quienes lo hacen en otro tipo de transportes, tienen la obligación de cumplir la normativa de tráfico y ser escrupulosos pues la Seguridad Vial y es tarea de todos.

Deja un comentario