Hoi An: Una joya en Vietnam.

Si tienes previsto viajar a Vietnam debes de saber que visitar Hoi An es una parada imprescindible en el camino. No lo dudes porque esta localidad es absolutamente f-a-s-c-i-n-a-n-t-e. Situada en mitad del país vietnamita entre Hanoi y Ho Chi Minh, esta preciosa y tranquila ciudad tiene mucho que ofrecer al turista. Hoi An se encuentra a unos 800 kilómetros de Hanoi y para llegar hasta ella podemos hacerlo de tres maneras diferentes :en tren, en minivan o en avión.

Yo opté por el tren porque tenía una muy buena experiencia del tren nocturno de Tailandia aunque debo advertirte que los trenes vietnamitas son algo diferentes. El precio por ir en “primera clase” no era tampoco demasiado barato, de hecho si lo comparemos con España es caro, dos personas en vagón con litera nos costó unos 70€. Aunque lo peor de todo es que los 800 kilómetros los realizaba en 16 horas y media y las literas no tenían cortinilla individual, por lo que no tenías mucha intimidad comparado con el de Bangkok.

Obviamente en avión es mucho más cómodo pero el precio se me disparaba en aquel momento y estaba un poco cansados de coger tantos vuelos: los medios de transporte se hacen duros después de recorrer Vietnam, Indonesia y Singapore, es decir un total de diez aviones.

Lo bueno de ir en tren es que puedes compartir un buen viaje con una pareja vietnamita 🙂 y saborear el trayecto en un tren que parecía del siglo XX: mirar por la ventana era un regalo para los sentidos. Si optas por esta opción te daré dos recomendaciones muy importantes: la primera es que lleves ropa para abrigarte pues como en muchos países asiáticos el aire acondicionado está a tope y lo ponen 24h al día, y a veces hay bichitos campando a sus anchas, algo que no nos hacía mucha gracia. Y La segunda es te lleves algo para comer o picotear pues la cafetería del tren… en fin no hay demasiado para elegir.

  • Es más económico que el avión (en principio)
  • Es cómodo: literas, baño, restaurante, estirar las piernas...
  • Es seguro. Sabes a qué hora llegas y no suele sufrir retrasos.
  • Puedes dormir (tren nocturno) y ahorrar una noche de hotel

Tened en cuenta que había hasta cuarta clase así que tampoco me podía quejar mucho de la primera clase. Reconozco que fue toda una experiencia pues llegué a ver hasta campesinos que metían gallinas dentro del tren, gente durmiendo en el suelo, y gente metida en un armario… todo para poder desplazarse por el país.

Qué ver en Hoi An

Hoi An es una ciudad pequeña y con mucho encanto, no encontrarás nada similar en Vietnam. A día de hoy es una localidad muy turística, cuenta con grandes paseos, comercios y playas. Esta ciudad comercia mucho con pieles y tejidos, por lo que es habitual encontrar mucha variedad de mochilas, carteras o cazadoras de piel… aunque a precios europeos. Con dedicarle dos o tres días tienes más que suficiente. 

Uno de los iconos de Hoi An es el puente cubierto japonés (Chùa Cau). Hoi An fue históricamente un puerto comercial muy importante de esta zona de Asia, lo que hizo que fuera punto de encuentro de comerciantes y rutas importantes entre China y Japón. Esto se ha visto reflejado en su zona histórica, que conserva su esencia y que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Otra de las delicias de Hoi An es disfrutar de su mercado nocturno que se monta en uno de los lados del río Thu Bon. El lugar es idóneo para probar la deliciosa cocina local y ver el ambiente más real de la ciudad. Otra de las actividades que puedes hacer es la de pasear en barco por este río.

Visitar el otro mercado situado en el centro de la ciudad es un lugar donde puedes encontrar de todo. Desde comida local a sastrerías, manualidades, especias, artesanías, souvenirs … un lugar donde perderse una mañana en busca de algún recuerdo. Este Mercado está situado en el casco antiguo, y abre todos los días desde primera hora de la mañana hasta últimas horas de la noche.

Os dejo un video para que veáis la cantidad de turismo masivo que recibe esta localidad, especialmente al atardecer, que es cuando la gente acude a la ribera del río para pasear por sus zonas comerciales, cenar y cruzar por el puente. La ciudad se transforma de noche con sus cientos de farolillos y luces como si de un cuento se tratara.

Una de las características más llamativas de Hoi An es que numerosas calles se encuentran adornadas con farolillos artesanos de todo tipo. Desde hace tiempo esta localidad es foco de atención de muchas cámaras para captar la magia que desprenden, especialmente por la noche.

Hoi An cuenta con dos playas An Bang Beach y Cuai Dai. Yo fuimos a la primera ya que me pillaba mucho más cerca de mi alojamiento. No es de las más bonitas pero sí es una playa bastante decente, limpia, larga y alejada de aglomeraciones. Para llegar a ella puedes hacerlo en bicicleta o en moto. Acceder tanto en bici como en moto te va a resultar muy sencillo pues es un trayecto muy corto que se realiza en apenas 10 minutos (o 20 en bicicleta). Después puedes estacionar la moto en cualquiera de los párquines de la zona que por un precio muy económico te vigilan tu vehículo.

Qué comer en Hoi An

Esta localidad cuenta con una amplia gastronomía por lo que no tendrás problema para elegir, al igual que tampoco tendrás dificultad para encontrar auténticas gangas. Si llevas un presupuesto más ajustado -como yo- en cualquier zona del mercado nocturno o en puestecitos callejeros del canal podrás probar comida típica local a precios realmente asequibles.

Hay varios platos típicos que no te puedes perder si vas Vietnam:

  • El Cau Lau este uno de mis preferidos sin lugar a dudas, son unos fideos gruesos de arroz, con brotes de soja, verdura y carne de cerdo, acompañados con picatostes, y salsa de soja que me encanta!
  • Otra plato top es el Won Ton, una pasta con arroz rellena de carne con verduras y con una salsa que le da el toque estrella.
  • Para finalizar el White Rose, esta gamba cocida al vapor y envuelta en papel de arroz, es un plato muy ligero y muy consumido en Hoi An. Puedes probar estos platos pintorescos por tan solo 40.000-50.000 VDN en el Night Market (alrededor de unos 2 euros).

Si estáis cansados de la comida vietnamita os dejamos una recomendación de uno de los mejores restaurantes italianos de Hoi An, se llama Good Morning Vietnam, el dueño es italiano, y la atención y el servicio inmejorable.

Dónde alojarte en Hoi An

Como buena ciudad asiática no vas a tener ningún problema pues hay mucha oferta y siempre puedes elegir un lugar que se adapte a tu presupuesto. Yo me alojé en Green Garden House, una casa reformada por sus propietarios con amplias habitaciones para adaptarlas como si fuera un Guest house. El precio por las dos noches fueron 27 euros, que locura verdad?! Debo decir que el trato de los anfitriones fue exquisito, incluso tuvieron algunos detalles como no cobrarme la primera noche (ya que llegué un día más tarde de lo esperado) por lo que al final estuve solamente dos noches. ¡Ah! y cabe decir que el desayuno era espectacular!! de los mejores crepes que he probado.

El lugar se encuentra muy bien situado pues está a 15 minutos andando al centro de Hoi An y a 20 minutos andando de la zona del puerto y la zona histórica de la ciudad. Las habitaciones muy limpias, tienen aire acondicionado y los baños son bastante aceptables. Por poner alguna pega para que os hagáis una idea diríamos que la cama era muy dura. Pero por lo demás, se nota que la puntuación de este alojamiento es de las mejores en Hoi An.

About the author

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.