Emisiones de Co² en Zaragoza.

Según publicaba el Ayuntamiento de Zaragoza hace unos meses las emisiones de Co² en Zaragoza habían aumentado. Esta gráfica muestra las emisiones Co² de esta década. Vemos que durante el periodo de 2009 a 2013 disminuyeron de forma significativa. Quizás tuviera algo que ver la construcción de la L1 del tranvía que produjo importantes restricciones de tráfico y una oportunidad perdida por parte del Ayuntamiento para potenciar el transporte público.

Lo cierto es que Zaragoza ha aumentado sus niveles de contaminación al 2008. Es decir, en cuanto a contaminación y emisiones de Co² no hemos avanzado nada.

Emisiones de Co² en la última década

Datos del Ayuntamiento Zaragoza

Ante este panorama cabe apostar de manera activa por sistemas de movilidad mucho menos contaminantes como pueden ser el vehículo eléctrico y los VMP junto con las bicicletas.

Según ECAZ (Estrategia para el Cambio Climático y de la Salud de Zaragoza) los residuos contaminantes en Zaragoza provienen en gran parte de la industria (51%), seguido del residencial (23%) y de la movilidad (17%). Tenía entendido -según Ecologistas en Acción y otras asociaciones ciclistas-  que la mayor parte de los residuos venían de la movilidad (vehículo) pero veo que no es así, imagino que se referían a emisiones Co² (en vez a residuos): Es decir, imagino que hay una diferenciación entre residuos contaminantes y Co². O por lo menos es un amplio debate con muchos puntos de vista.

En cualquier caso parece ser que las estrategias a seguir deben apuntar al sector de la Industria y la Movilidad.

En cuanto al residencial las políticas a seguir deben ser las enfocadas a la rehabilitación y la eficiencia de los edificios residenciales. En Zaragoza esta labor debe centrarse (evidentemente) en la denominada ciudad consolidada. Barrios como Las Delicias, San José, Torrero o Las Fuentes deben ser objeto de políticas urbanísticas activas para mejorar sus aspectos de accesibilidad y consumos. En cuanto al sector Industrial hay que promover una transición energética y el Ayuntamiento, junto con el Gobierno de Aragón, deben de poner los medios posibles para que el sector industrial lleve a cabo dicha transformación. 

Finalmente no podemos obviar el muy necesario impuesto al plástico y a productos de un único uso que tanto daño están haciendo al medio ambiente. Por citar un ejemplo, una universidad en Barcelona ha calculado que del río Ebro se desprenden cada año al mar 2.200 toneladas de plásticos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.