Aumentan un 43% las multas por Ley Seguridad Ciudadana en Aragón.

El pasado año se pusieron en Aragon 14.978 denuncias en base a la Ley de Seguridad Ciudadana, lo que supone un 43% más respecto al año 2016. Pese a que esta Ley ha sido muy criticada por PSOE y PODEMOS, la realidad es que el texto legal esta avalado por la práctica totalidad de los funcionarios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (Policía Nacional, Guardia Civil, Policías Autonómicas y Policías Locales).

Esto se traduce en que ha aumentado el consumo de drogas y la gente cada vez porta más armas prohibidas.

La mayoría de las sanciones que se ponen en base a este texto legal es por incumplimientos en la tenencia y fabricación de explosivos, faltas de respeto y actos ilícitos relacionados con el consumo de drogas.

En Aragón a lo largo de 2017 se contabilizaron 527 sanciones graves por desobediencia o resistencia a la autoridad y 1.440 faltas de respeto a policías y guardias civiles, que tienen la consideración de infracciones leves. Estos datos empeoran bastante los registrados en 2016 y arrojan una media diaria de cinco multas por este tipo de conductas.

Esto se traduce en que ha aumentado el consumo de drogas y la gente cada vez porta más armas prohibidas.

De la misma forma que el consumo y tráfico de drogas y las faltas de consideración a los agentes, también se registraron a lo largo de 2017 un número importante de denuncias relacionadas con tenencia irregular de armas y explosivos. En total, se tramitaron 846 expedientes de este tipo, la mayoría por exhibición y porte de armas prohibidas.

¿Qué sentido tiene prohibir una normativa que funciona?

Rodrigo Lanza será juzgado por delito de asesinato.

La muerte a patadas y puñetazos de Víctor Laínez (55 años) la madrugada del 8 de diciembre de 2017 fue un asesinato con alevosía y ensañamiento por motivos ideológicos. Así lo entiende la titular del Juzgado de Instrucción nº3 de Zaragoza, quien acaba de dar por concluida la fase de investigación.

Es decir, Lanza asesinó a Víctor Laínez porque le molestaba que llevara unos tirantes de la bandera de su país. Víctor Laínez en ningún momento se dirigió a entablar conversación con R.L. y, sin embargo, acabó a asesinado por un delito de odio por un anarquista de extrema izquierda.

Finalmente se atribuye el delito de asesinato con agravante al presunto autor, el antisistema Rodrigo Lanza Huidobro (34 años).

Rodrigo Lanza estuvo amparado durante mucho tiempo por los círculos de Podemos Zaragoza. Incluso el propio Nacho Escartín (Podemos Aragón) lo llamó “compañero” en un video a través de las redes sociales hace varios años. Rodrigo Lanza habría estado durante varios meses en la cárcel ocupada de Torrero bajo el visto bueno de Zaragoza en Común. El auto deja claro lo que parece que ocurrió -y así lo aseguran al parecer todos los testigos-. La jueza desmonta uno a uno toda la defensa del acusado quien se encuentra en prisión provisional.

Cubero y Muñoz defendieron a Lanza.

Días después del asesinato, los concejales de Zaragoza en Común Alberto Cubero y Pablo Muñoz defendieron públicamente al presunto asesino Rodrigo Lanza. Ambos representantes públicos manifestaron que el asesinado “era fascista“, incluso llegaron a manifestar que “traficaba con drogas“. Cubero por su parte no acudió al minuto de silencio que se realizó en el Ayuntamiento en honor al fallecido.

¿Llegaremos a ver la dimisión de Cubero y Muñoz?

Graves problemas de convivencia en Valdespartera.

Los vecinos avisaron unas semanas antes del inicio de las Fiestas del Pilar de los problemas de convivencia y seguridad que podrían existir en Valdespartera tras la supresión del Parking Norte. Exigieron al Ayuntamiento de Zaragoza un plan concreto y detallado de seguridad, movilidad y convivencia. Un plan que tuviera entre sus principales acciones evitar la falta de civismo que inunda algunas zonas del barrio de Valdespartera. Obviamente ese plan fracasó.

El alcalde Pedro Santisteve, días antes del inicio del Pilar, manifestó que las Fiestas del Pilar en Valdespartera transcurrirán con “normalidad“. Por su parte, Fernando Rivarés (ZeC) puso de manifiesto que el “botellón es algo normal“. Declaraciones muy poco afortunadas dada la situación vivida el viernes.

A los vecinos de Valdespartera no les sirve aquello que les dijo el Alcalde a los (vecinos) de Oliver, eso de “hay que aprender a convivir con los problemas“.

Vómitos, heces y orines en portales.

No se recuerda un inicio de Fiestas del Pilar tan caótico. El viernes 5 de octubre las escenas vividas en el recinto de Valdespartera preocuparon a mucha gente (especialmente a asociaciones de vecinos y AMPAS). El macrobotellón situado en frente del recinto era una masa que tarde o temprano tendría que desplazarse. Los problemas en los accesos al Espacio Zity hicieron que el personal de seguridad permitiera el paso a todo el mundo sin ningún tipo de restricción.

La organización -tanto municipal como la de los responsables del recinto- actuó de manera negligente al no haber previsto las situaciones que se produjeron. No se prestó la atención suficiente a las reclamaciones vecinales, especialmente aquellas que tenían que ver con la seguridad y la limpieza.

Las afecciones que denuncian las asociaciones vecinales no tienen fin, teniendo en cuenta que la primera consecuencia del botellón es la suciedad, pero por encima de todo los vecinos se quejan de los restos de orines, excrementos, vómitos, tampones usados… La Policía Local impuso hasta 150 denuncias contra la Ordenanza de Limpieza Pública y los vecinos avisan de la necesidad de volver a tener la Ordenanza de Protección del Espacio Urbano (derogada por Izquierda Unida).

La Policía Local y Policía Nacional tuvieron que solicitar más operativos. Una falta total de organización y de previsión por parte del Ayuntamiento de Zaragoza. Una actitud cuanto menos negligente, en medio de un debate político que tiene como centro del mismo la supresión de la UAPO. Visto lo que pasó el viernes 5 de octubre, el Gobierno de Zaragoza debería plantearse seriamente su postura sobre eliminar una Unidad que participa en grandes concentraciones de personas.

Grupo de Facebook para los afectados.

Los vecinos han unido fuerza y han creado un grupo en Facebook para los “afectados por el recinto ferial de Valdespartera”, en la que suben imágenes o describen con detalle todas las afecciones que están viviendo.

Reformas de Importancia XVI.

A menudo las reformas de importancia no se les presta la suficiente atención, especialmente entre aquellos conductores que las instalan en su vehículo sin hacerlo constar en la Ficha Técnica. El siguiente vehículo tenía instaladas una barras en el paragolpes delantero a modo de embellecedor. La colocación de elementos no homologados lleva una sanción de 200 euros.

Los efectos que pueden tener estas barras de metal en caso de accidentes son brutales. Las imágenes hablan por sí solas:

Imaginaros el daño que pueden hacer si atropellan a un peatón, ciclista o incluso golpean a un motorista. En este caso me consta que el conductor se golpeó contra un elemento estático por lo que por suerte no causó daños a nadie. ¿Se podría inmovilizar el vehículo? Complicado pues habría que demostrar de alguna manera que la instalación de este tipo de barras afectan por sí solas a la Seguridad Vial.

Musulmanes prohiben comer cerdo en un colegio público de Tarrasa.

El video grabado por Intereconomía no tiene desperdicio. El colegio público de ‘President Salvans’ en Tarrasa ha prohibido a los niños llevar bocadillos de jamón, chorizo, salchichón o cualquier derivado del cerdo por respeto a la creencia musulmana. Los musulmanes consideran que consumir cualquier embutido derivado del cerdo es una agresión a su religión y por este motivo pretenden que aquellos niños no musulmanes hagan lo mismo.

Esto está pasando en España… Esto es el Islam. Esto es ser musulman.

¿Debería conducir el concejal Roberto Fernández?

La polémica suscitada por la foto en donde sorprenden al portavoz del PSOE en Zaragoza, Roberto Fernández, echándose una cabezadita mientras discurre el pleno municipal ha traído cola entra las paredes del consistorio. Bromas aparte, el concejal del PSOE -y su grupo- han puesto de manifiesto que Roberto Fernández padece apnea del sueño.

Se ha demostrado que padecer apnea del sueño incrementa el riesgo de sufrir un accidente de tráfico en un 370% por los transtornos que la enfermedad puede ocasionar. A partir de unos datos tan elocuentes, la Comisión Europea encargó en el año 2012 a un comité de expertos un informe que se completó en 2013. El resultado fue la Directiva 2014/85 en la que se insta a los Gobiernos europeos a que desarrollen métodos de detección de posibles enfermos de apnea del sueño en los procesos de emisión y renovación del permiso de conducir.

Obviamente esto no funciona porque ningún gobierno se ha tomado en serio el tema de las evaluaciones médicas relativas a los conductores.

Como consecuencia de la enfermedad, suele aparecer somnolencia diurna, presencia de fatiga crónica e incluso alteraciones respiratorias y cardiovasculares. Y especialmente, el paciente se queja de la alta probabilidad de dormirse en situaciones inapropiadas, mientras conduce, lee o asiste a reuniones de trabajo.

¿Debería conducir Roberto Fernández?

La respuesta es no. Es más, de ser cierto lo que dicen -su propio grupo municipal- el correspondiente médico de cabecera debería prohibirle (tiene su parte de responsabilidad) el ejercicio de la conducción y que, en según que casos, estaría obligado el propio conductor a someterse a un reconocimiento médico regular no antes de 3 años.

Según un estudio de la Fundación Mapfre los conductores con un diagnóstico de apnea del sueño tienen tasas más altas de accidentalidad. Pues bien, ¿cuál es el riesgo relativo de sufrir un accidente de tráfico que tienen las personas que padecen apnea del sueño? Como consecuencia de un meta-análisis, es decir, un análisis conjunto de todos los estudios estadísticos mundiales sobre este fenómeno, se ha llegado a la conclusión de que dicho aumento del riesgo es del 370 %. Ahí es nada.

Un conductor que sufre apnea del sueño no puede (ni debería) conducir, tanto si tiene tratamiento como si no lo tiene porque los medicamentos que reciben algunos no son compatibles con la conducción. En cualquier momento puede tener un conato de quedarse dormido mientras conduce y llevarse por delante a algún peatón, ciclista o tener un golpe con otro vehículo.

En este caso el conductor manifestará que “ha sido un despiste” cuando en realidad se esconde algo mucho más grave. Sin ir más lejos los “despistes” son responsables del 96% de los accidentes en Zaragoza.