¿Cómo ser organiza Derechos Sociales en Zaragoza?

Tras los últimos acontecimientos ocurridos con ‘menas’ (Menores Extranjeros No Acompados) han saltado las alarmas sobre la saturación de los Servicios Sociales en Aragón y Zaragoza. Situaciones como las vividas en la Comisaría de Policía de Mayandía en donde varios ‘menas’ protagonizaron episodios de violencia o los tres detenidos por la Policía Local tras intentar robar a una señora en Movera han puesto la lupa en este colectivo.

Del funcionamiento del Área de Derechos Sociales dependiente de Luisa Broto poco podemos decir porque en esencia no la conozco, lo que sí conozco es que el Área de Derechos Sociales tiene un total de 390 personas trabajando en Zaragoza. Responder a cómo se encuentran repartidos y sus diferentes cargos nos lo dice el propio Ayuntamiento de Zaragoza a través de la plantilla de personal que existe en el apartado de Gobierno Abierto.

El 46% no es personal ligado directamente al trabajo social.

Sin embargo de esos 390 trabajadores sólo 212 son personal propiamente enfocado y dedicado al trabajo social y de mediación como puede ser un psicólogos, trabajador/a social, mediadores, técnico socio cultural, médicos o psicólogos…etc. El 46% restante son puestos de administrativo, auxiliar administrativo, técnico de prensa, jefes de unidades técnicas, jefes de programas, jefes de secciones, adjuntos al jefe de sección o incluso un técnico agrícola.

 

Tras las últimas noticias sobre los ‘menas’ y personas sin recursos que viven en trasteros cabe preguntarse hacia dónde enfocan los esfuerzos Servicios Sociales.

No me cabe duda de que Servicios Sociales acumula gran cantidad de trabajo, expedientes y seguimiento de situaciones personales que a menudo son la cara más débil de la sociedad. Pero llegados a este punto, cabe preguntarse en un ejercicio de autocrítica hacia dónde cabe enfocar los esfuerzos para mejorar la situación de las personas -y la sociedad-. Sin mecanismos ni herramientas que nos digan el grado de retorno por cada caso tratado, muchos de los esfuerzos parece que se quedan en el aire.

Zaragoza: Caótica e improvisada.

El colectivo ciclista Zaragoza en Bici denuncia la licitación por parte del Ayuntamiento de Zaragoza de las licencias para uso y regulación de los patinetes y que incluye la posibilidad de que puedan estacionar en los aparcabicis.

Al parecer, según la cláusula 5.2 de los pliegos técnicos se permite a los patinetes eléctricos estacionar en los “estacionamientos específicos para bicicletas”. Todo ello contraviniendo el artículo 32 de la Ordenanza de Peatones y Ciclistas que especifica que los estacionamientos para bicicleta “son de uso exclusivo para éstas”.

¿Qué pasa ahora?

En la actualidad la normativa no permite estacionar a ningún otro tipo de vehículos en los aparcabicis. Por otra parte todavía no ha salido a la luz la Ordenanza que regule el uso y explotación de los patinetes, algo que parece grave ya que se va a dar la circunstancia de que el concurso de explotación para los patinetes llega antes que la normativa correspondiente.

Será cuando salga la normativa correspondiente qué ocurre con esta incongruencia normativa que parece dibujarse. Por otra parte Zaragoza en Común ha decido no establecer ninguna tasa a las empresas que van a explotar la vía pública con los patinetes eléctricos, algo que a mi juicio es un error, del mismo modo que no deja ningún mecanismo de control sobre las tarifas de las empresas en un mercado en donde únicamente habrá dos empresas (duopolio) que controlarán los precios.

ZeC debería haber establecido una tasa mínima a las empresas de patinetes para que usen y exploten la vía pública.

Los pliegos de condiciones no hacen una referencia clara a la ocupación de aparcamientos de bicicleta por parte de las empresas. Únicamente hacen referencia de forma genérica, indicando que el Ayuntamiento podrá dar indicaciones sobre la colocación de los patinetes, para evitar la saturación de éstos y garantizar su uso por parte de bicicletas particulares.

Como ya sucede a día de hoy, los patinetes ocuparán los aparcamientos de bicicletas sin límite y sin que la Policía Local pueda retirarlos ya que no existe una normativa clara al respecto, recayendo en el propio ciclista la responsabilidad de apartar estos patinetes eléctricos, para estacionar su bicicleta.

Finalmente los pliegos establecen que el control de la actividad la realizará Movilidad Urbana, desplazando a servicios como Policía Local -que cuentan con cientos de agentes en las calles- de cualquier labor inspectora al respecto.

Me aparcan en el badén ¿qué hago?

Se da la circunstancia de que a menudo hay muchos conductores que a la hora de estacionar “apuran” el espacio de tal manera que invaden un badén de forma que obstaculiza su entrada y salida. Esta situación se empeora en calles estrechas donde se hace muy difícil salir o entrar en determinados garajes.

Pero cuando la infracción es costumbre y la denuncia y la grúa no sirven ¿qué podemos hacer? Todos sabemos que lo primero que debemos hacer es llamar al 092 para que se persona una patrulla de Policía Local y denuncie y retire el vehículo que obstaculiza en cuestión.

Otra solución pasaría por acudir a la Junta de Distrito correspondiente (pleno o comisión de urbanismo) para solicitar al Ayuntamiento que reste ese espacio contiguo al badén para así “ganar” determinados metros. Es decir, quitar el estacionamiento de vehículos para poner un prohibido parada o estacionamiento de motos y bicicletas.

De esta forma aseguraremos que los garajes quedan libres de obstáculos y aprovechamos el espacio para otros modos de transporte.

No obstante este trámite es facil que llegue a demorarse varios meses por lo que lo más conveniente es acudir con cierta frecuencia a la Junta de Distrito para “ir preguntando” sobre los plazos y trámites de este proceso.

Cómo distribuimos el espacio en Zaragoza.

La distribución del espacio público es cada vez más una prioridad que va aumentando su envergadura en las diferentes administraciones públicas. Tras una época dorada del espacio del vehículo en las ciudades modernas son muchas las tendencias que invitan a replantearse el modelo obsoleto de la actual distribución del espacio físico en la vía pública.

Cómo se reparte el espacio en Zaragoza.

En Zaragoza el espacio público se encuentra distribuido de forma muy similar al resto de ciudades españolas. Según los datos del PMUS de 2016 en Zaragoza la mayor parte del espacio (un 68%) va dedicado al vehículo privado, esto incluye turismos, motocicletas, furgonetas y camiones básicamente. El segundo mayor espacio -por razones obvias y de urbanismo- es para el peatón con un 31%. Un dato que no es muy significante ya que vivimos en edificios que requieren de aceras y zonas de tránsito peatonal “obligatorio”.

Finalmente la bicicleta y el transporte público (carril bus y vía tranvía) ocupan un 1% aproximadamente del espacio dedicado.

Si comparamos estos datos con el porcentaje de uso de cada medio de transporte veremos que el vehículo privado proporcionalmente ocupa mucho más espacio de lo que se “utiliza” o del servicio que presta, en comparación con el resto de medios de transporte como autobús, tranvía, carriles bici o espacios peatonales.

Un reparto más justo implicaría…

Si decidimos dar un paso hacia lo que sería un reparto más justo podemos entender que los otros medios de transporte deberían de gozar de un poco más de espacio ¿no? (Hasta ahí podemos estar de acuerdo). Aumentar -porcentualmente- estos espacios implicaría llevar a cabo crear más carriles bus, implantar la segunda línea del tranvía y reducir viales en beneficio de unas aceras más amplias.

Cualquier mínima transformación debe ir enfocada en crear más carril bus, carriles bici y aceras más amplias.

En este aspecto cabría elevar porcentualmente el espacio dedicado a los carriles bici y carriles bus. Junta a esta medida, la ampliación de aceras sería a costa de la reducción del espacio dedicado al vehículo privado. Insisto, cualquier medida o diseño urbanístico debería ir enfocado en crear un gráfico como el de abajo:

Si conseguimos avanzar hacia ese modelo durante los próximos años estaremos avanzando hacia una ciudad más amable, armonizada y sostenible.

Cerradas las aportaciones para la Ordenanza VMP de Zaragoza.

El Ayuntamiento de Zaragoza cerró recientemente el plazo para hacer las aportaciones para la creación de la Ordenanza de Vehículos de Movilidad Personal de Zaragoza. En total han sido 182 sugerencias que han llegado a la página web del Ayuntamiento con opiniones de todos los gustos y diversas sugerencias.

Una de ellas, quizás de las más relevantes, haya sido la de la Asociación de Zaragozana de Vehículos Eléctricos y Movilidad Personal (AZUVEMP). Esta asociación solicita que los VMP puedan ir por los carriles bici y por las calzadas pacificadas al mismo tiempo que afirman que “la acera debe ser descartada salvo algunas excepciones” tales como el uso por parte de personas con discapacidad y movilidad reducida. Aunque ponen de manifiesto su deseo de que los patinetes pudieran ir por aceras “anchas” a una velocidad peatonal.

El TSJA ya avisó.

Conviene recordar al Ayuntamiento que en su día la concejala de Movilidad Carmen Dueso (PSOE), también “intento” permitir el tránsito de vehículos por aceras y se encontró con el Tribunal Superior de Justicia de Aragón por incumplir varias reglamentos de tráfico (a pesar de que a Dueso le informaron de que estaba cometiendo una ilegalidad).

En vez de crear otra ordenanza ¿por qué no actualizamos la Ordenanza de Tráfico e incluimos todas las novedades?

Es tarea del Ayuntamiento regular los espacios convenientemente y crear un escenario lo más armónico posible. El Ayuntamiento se va a encontrar con la dificultad de tener que medir lo que es una acera “ancha” o “velocidad peatonal” en una sociedad cambiante. Como antecedentes ya tenemos el aviso que dio el TSJA al Ayuntamiento de Zaragoza en 2012 y años siguientes.

A día de hoy la posibilidad de que los VMP circulen por calzadas pacificadas es remota pues no se dan las condiciones necesarias para que sea fácil y seguro. El Ayuntamiento no invierte en este tipo de infraestructuras y todavía no están preparadas para este tipo de vehículos eléctricos.

Muy mejorable estado del transporte público.

Desplazarse durante estas fechas en transporte público es toda una aventura. Todos entendemos que el transporte público debe mejorarse y ampliarse y, para llevar a cabo estas mejoras, existen muchas ideas y propuestas. El cómo mejoramos el transporte público es el debate en el que partidos políticos se diferencian unos de otros.

No es normal que bajar al centro cueste 45 minutos en autobús y que la frecuencia del tranvía sea de 17 minutos.

Pero, sin entrar mucho en el debate de las propuestas, lo que no es normal es que una familia cualquiera tenga serios problemas para desplazarse en transporte público por Zaragoza, especialmente si se desplaza con una silla de bebé.

¿Es normal que apenas exista servicio de taxi el 24 de diciembre a las 23 horas?

Debemos de replantearnos qué mejoras queremos llevar a cabo para el transporte público. En cuanto al servicio de taxi, este tipo de inconvenientes pueden ser mucho más notorios. El pasado día 24 de diciembre fue imposible localizar un taxi en Zaragoza: ni por la calle, ni en las paradas de taxi ni en las centralitas de teléfono con las que estuve 23 minutos esperando (ninguna de las tres centrales de taxi me cogieron el teléfono). Este tipo de problemas no los he tenido en ninguna ciudad de las que he visitado (Madrid, Barcelona, París, Londres, Hanoi, Bangkok…) y otras tantas del Sudeste asiático o europeas.

Todo este tipo de medidas nos llevan de una forma u otra a depender del vehículo privado. ¿Es posible desplazarse el día de Navidad con una silla de bebé en el tranvía? No. Es imposible coger un tranvía a determinadas horas si vas con una silla de bebé, lo que te obliga a tener que esperar hasta que pasen cuatro tranvías a 17 minutos de frecuencia cada uno (hecho real) ¿Es posible coger un taxi para una persona mayor la noche del 24 de diciembre -pasada la cena-.? Tampoco. ¿Es normal esperar 17 minutos a que pase un tranvía -sin tener otra opción de transporte público-? Pues no.

El Ayuntamiento de Zaragoza nos obliga de una forma u otra a adoptar medidas muy poco ligadas a modelos de Movilidad Sostenible.

Medidas de fomento del transporte público en Zaragoza.

Todas las ciudades españolas -tarde o temprano- van a tener que iniciar una “revolución” en el transporte público y que va a tener dos objetivos principales: (I) El impulso y promoción de los medios de transporte público y (II) la reducción y restricción de los estacionamientos públicos y circulación de vehículos privados.

 

La rapidez con la que dicha transición se lleve a cabo va a depender de la capacidad de cada municipio para llevar a cabo políticas de mejora del transporte público al mismo tiempo que explica dicho proyecto a los ciudadanos y les ofrece alternativas igual de competitivas que el vehículo privado. El uso del transporte público debería subir hasta los 30 puntos mientras que el del vehículo privado debería reducirse progresivamente hasta llegar a los 17 puntos durante los próximos cinco años.

No se puede pedir a la población que use el autobús cuando a este le cuesta 45 minutos llegar al centro de la ciudad.

El autobús debe ser mucho más competitivo y ofrecer una clara alternativa real al vehículo privado. Esto -por el momento- es algo que no ocurre en Zaragoza. El Ayuntamiento de Zaragoza sigue sin apostar de manera decidida por la mejora del transporte público (usado por el 22% frente al vehículo privado 27%).

En la actualidad numerosas calles de la denominada malla básica se encuentran infrautilizadas en cuanto a relación vehículos – personas – uso.  Es muy fácil observar como determinadas calles apenas tienen un tráfico denso para la capacidad de vía que tienen. Habrá personas que argumenten que hay ocasiones en que sí hay mucho tráfico, la realidad indica que no podemos construir infraestructuras y diseñar viales para que sean capaces de absorber el tráfico denso 5 días al año. Por otra parte la promoción del transporte público no da los frutos que debería pues apenas ha aumentado el uso del transporte público durante los últimos años y el coste de su mantenimiento sigue siendo muy elevado.

Pº Constitución – aproximadamente 15 vehículos. 11 AM.

Vía Univérsitas – 11.30 AM

Zaragoza debe empezar seriamente a promocionar el transporte público este 2019 con el cambio de Gobierno en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Movilidad dice que los patinetes reducirán el tráfico privado en un 9%.

La memoria técnica hecha por Movilidad y Servicios Públicos que justifica las condiciones por las que se pondrá coto a la proliferación de empresas de patinete eléctrico afirma que “el tráfico privado se reducirá un 9%”. Personalmente no me atrevería a hacer tal afirmación sin tener unos datos que no existen. Toda esta afirmación se basa en diferentes datos aproximados relacionados con los modos de transporte del transporte público, bicicleta y vehículo privado y son “aproximaciones” de otras “aproximaciones”.

Lo que sí que es cierto, es que en Zaragoza se produce al año unos 1.729.604 desplazamientos diarios de los que unos 465.000 se hacen en coche (27%). -Estamos hablando del mismo área que calculó las cifras de utilización del tranvía para su explotación-. Según Movilidad y Servicios Públicos la instalación / regularización del patinete eléctrico reducirá el tráfico privado en un 9% en los próximos dos años. Lo que supone unos 42.000 desplazamientos en vehículo privado menos. Una locura.

Para que se hagan una idea sería como si en un día entero laboral y escolar no pasara ningún vehículo por la rotonda Toulousse o Plaza Europa. ¿Se lo imaginan?

Si ponemos la lupa en el transporte público obtenemos la siguiente gráfica:

La reducción del transporte privado en Zaragoza apenas ha supuesto un 2,23% en los últimos años. Existen nodos de tráfico que han aumentado desde el 2013 y otros que han disminuido pues lo que se ha hecho principalmente es desplazar el vehículo privado a las circunvalaciones y rondas de la ciudad. Por otra parte se olvidan de que la principal transición de usuarios debe ser en beneficio del transporte público o, por lo menos, buscar el mayor uso del mismo.

Afirmar que en el 2021 habrá un 9% menos de tráfico privado me parece una locura.

No pongo en duda que el patinete va a reducir el uso del transporte privado y apenas “rascará” usuarios de la bicicleta. Pero 41.800 usuarios menos en vehículo privado me parece una barbaridad cuando apenas existen datos y mediciones al respecto. No olvidemos que el uso del transporte privado supone un 27% respecto a la movilidad global de Zaragoza, reducirlo al 18% en dos años me parece una resaca tras ingesta de absenta.

Zaragoza limitará hasta 1.700 patinetes.

El Ayuntamiento de Zaragoza se dispone a ordenar y regular el fenómeno del patinete eléctrico, para ello pretende sacar un concurso público para limitar el número de licencias (patinetes) hasta un máximo de 1.700 y sólo dos empresas que operen en la ciudad. En la actualidad en Zaragoza operan hasta cuatro empresas con un número aproximado de entre 1.000 y 1.200 patinetes.

Curiosamente puede que existan el mismo número de patinetes que de taxis.

Las empresas deberán de pagar un canon de hasta 30.000 euros que irá destinado a medidas de fomento de la Seguridad Vial y la Movilidad Sostenible. La licitación será de dos años prorrogables a otros dos años -dependiendo de las circunstancias-. Finalmente se espera que las empresas ganadoras opten por “extender” el servicio a todos los distritos para hacer accesible el uso de este tipo de vehículos.

Queda definir con mayor exactitud el lugar apropiado para estacionar este tipo de vehículos y de qué forma obstaculizan lo menos posible a peatones y resto de usuarios. La realidad es que este tipo de vehículos -debido a su peso específico- necesitan de creare un espacio propio para estacionar en condiciones de seguridad. Finalmente todo apunta a que tras la regulación que va a realizar el Ayuntamiento los patinetes sólo podrán circular por carriles bici con la incógnita de si se podrán utilizar en determinadas calles peatonales.

Problemas con la plataforma de Don Jaime.

Hoy publicaba Heraldo de Aragón la noticia de que un autobús se queda bloqueado durante media hora en Don Jaime debido a un problema con la rampa de accesibilidad. Al parecer el vehículo ha bajado la rampa para personas de movilidad reducida a la altura de la plataforma que el Ayuntamiento de Zaragoza ha colocado en la parada más cercana a la plaza del Pilar, pero esta no ha podido desplegarse en su totalidad y ha quedado ‘enganchada’.

Esta mañana operarios de AVANZA han estado observando el problema que existe en Don Jaime ya que hay autobuses que «no podían desplegar la rampa en su totalidad». El problema apunta a que existe un ligero desnivel y la rampa instalada por el Ayuntamiento de Zaragoza queda ligeramente por encima de lo que debería.

El Ayuntamiento de Zaragoza fue el encargado de elevar la calzada a cota 0 y de instalar las rampas de acceso.

Solucionarlo obligará a cerrar Don Jaime de nuevo.

La solución a este problema pasará seguramente por echar por encima una nueva película de hormigón para elevar ligeramente la zona de la parada del autobús y colocarla al nivel adecuado. Esto provocará de nuevo el cierre de Don Jaime durante un breve periodo de tiempo para poder trabajar en arreglar el desnivel que se ha creado.