140 denuncias por ruidos en 2016.

Según la Memoria de la Policía Local del 2017 (que resume las actuaciones llevadas a cabo durante el 2016), la UPAC (Unidad de Protección Ambiental y Consumo) que se dedica al control de licencias y ruidos en bares y zonas de ocio nocturno, realizó un total de 140 denuncias por excesos de ruidos. Entre sus actuaciones destaca además las 700 inspecciones de aforo de locales de ocio y bares así como clausuras de equipos musicales o bares.

No obstante, debido a la gestión realizada desde el Ayuntamiento, la UPAC desde el 2017 ya no realiza turno de noche, una decisión muy criticada por numerosas asociaciones vecinales que ha supuesto un empeoramiento del servicio público.

La Asociación STOP Ruido Casco Histórico lleva realizando un seguimiento del ruido generado en las Fiestas del Pilar de 2018 en el Casco Histórico. Denuncian que han pasado días con un umbral de ruido superior al permitido durante 24 horas seguidas. Una situación que está llevando a muchos vecinos a mostrar su disconformidad con la permisividad del Ayuntamiento en la problemática del ruido.

Si el ruido además de molesto es constante entonces puede provocar graves problemas de salud. Se da la circunstancia de que las calles del Casco Histórico son estrechas; por lo que el ruido produce rebotes en las fachadas de los edificios aumentando su efecto. Es por eso que no es una buena idea la de instalar un escenario de conciertos en la calle Las Armas situado a 20 metros de viviendas (salones y dormitorios).

Un espacio de unos 480m² situado entre calles de menos de 6 metros de anchura (creo que tienen unos 5,4m) capaz de reunir hasta 1.900 personas durante varias horas. Hablando, gritando, bebiendo y… orinando.

Convocatoria animalista en Zaragoza.

La inminente Feria del Pilar, el conjunto de corridas taurinas que se celebra a la par que las fiestas patronales de la ciudad de Zaragoza, volverá a congregar un año más a un nutrido número de seguidores del mundo del toro, tanto vecinos de la propia capital aragonesa como de localidades cercanas y de otros puntos del país. También, y como va siendo costumbre, despertará el malestar dentro de un sector de la sociedad zaragozana. Grupos animalistas volverán a expresar en el exterior del coso de La Misericordia su oposición a la celebración de las corridas, ya que entienden que se trata de un acto cruel contra los animales a los que se les quita la vida.

Este año se espera que esta protesta, convocada para el domingo 7 de octubre hacia las 17.00, sea más numerosa que en anteriores ocasiones.

Animalistas callan con el sacrificio musulmán del cordero.

Me parece muy bien que los animalistas decidan concentrarse y apoyar sus causas. Las cuales reconozco que comparto, pues personalmente, no estoy a favor de las corridas de toros. Sin embargo detesto ese doble rasero animalista que tienen muchas asociaciones (y que también existe en las asociaciones feministas) cuando callan cuando se trata del colectivo musulmán y árabe en España y Zaragoza.

El sacrificio del cordero congregó hace unos meses a cientos de musulmanes en el C.D.M. La Granja en donde se sacrificaron varios corderos para celebrar el final del Ramadán. Una ‘fiesta’ privada en donde a día de hoy -ningún medio lo ha publicado- se desconoce si los corderos fueron traídos del matadero o se practicó el sacrificio a través del rito halal: que se trata de degollar al cordero mirando a la Meca.

Hace dos años en Las Fuentes la Policía Local de Zaragoza tuvo que actuar porque un musulmán estaba degollando un cordero en un portal. ¿Dónde están las asociaciones animalistas?

“Gracias por venir” dicen los vecinos.

Es quizás una de las frases más repetidas por muchos vecinos de la zona de Moncasi a los policías locales que se acercan cada fin de semana para intervenir en lo que parece ser un cuento sin final. Los vecinos lamentan la reapertura del conocido ‘after’ de la calle Vasconia que tantos quebraderos de cabeza les trae.

Drogas, peleas, suciedad, alboroto, ruido y hasta en algunos casos prostitución. Es lo que ha traído este after frecuentado principalmente por latinos que inicia su actividad a las 6 de la mañana hasta bien entrada la mañana. Las más de 200 denuncias que inicia la Policía Local y la presencia constante de la UAPO no sirven de mucho.

Los vecinos ‘hartos’.

Los vecinos están hartos de la tranquilidad con la que el Ayuntamiento se toma sus preocupaciones. Si bien es cierto que se iniciaron varios expedientes sancionadores que culminaron con el cierre durante seis meses de este after, la realidad es que el propietario se salta por el arco del triunfo las más de 200 denuncias. Una actividad comercial con más de doscientas denuncias tendría que tener el cierre definitivo.

El Ayuntamiento tiene medios para lograr ese cierre pero a veces las administraciones pecan de buenísimo, sin embargo hay otras medidas que puede llevar a cabo pero se muestra reticente. ¿Por qué no inicia una campaña de control contra este tipo de locales? Sería tan sencillo como coordinar diferentes patrullas y controlar de forma activa estos locales desde el inicio de su actividad hasta el final, con una presencia policial constante e incluso realizando controles en el interior del establecimiento.

Pero eso no… parece que no quieren.

Juana Rivas condenada a 5 años de cárcel: poco que agradecer al ultra-feminismo.

Juana Rivas ha sido condenada a 5 años de cárcel (dos años y medio por la sustracción de cada uno de sus dos hijos) y a seis meses de inhabilitación para ejercer la patria potestad sobre ellos. La sentencia considera probado que Rivas cometió dos delitos de sustracción de menores y no ha tenido en cuenta la sentencia (ni como atenuante ni agravante) la denuncia por violencia de género que presentó dos años después.

El caso se remonta a mayo de 2016 cuando Rivas viajó a España con sus hijos y nunca volvió a Italia, donde la familia convivía. Al no volver, el padre de los niños denunció los hechos y una juez ordenó la entrega al padre para que volvieran a su domicilio en Italia. En julio de 2017 Rivas (para no entregar a los niños) desapareció un mes y antes de escapar presentó una denuncia por malos tratos contra el padre que dice se remonta a 2009 (qué casualidad).

El juez explica en los hechos probados de la sentencia que “salvo el episodio de malos tratos ocurrido en 2009, no se ha acreditado ningún otro posterior, ni en G., el mayor de los hijos, se han detectado desajustes sicológicos relacionados con malos tratos contra él o por haberlos presenciado hacia la persona de la madre, ni se ha apreciado que la restitución al contexto paterno suponga un grave peligro para su integridad física o síquica”.

El abogado de Rivas reconoce que su cliente ha estado mal aconsejada por sectores feministas como por ejemplo por su asesora y psicóloga perteneciente a la Casa Municipal de la Mujer en Maracena. Recordemos que en mayo de 2016 una resolución judicial italiana obligaba a Rivas a entregar los hijos a su padre en Italia, su lugar de convivencia y domicilio. Rivas desoyó la resolución dictada por una Juez competente y prolongó una situación que sólo le perjudicaba a ella y a sus hijos y posteriormente puso una denuncia contra el padre (mal aconsejada por los sectores radicales feministas).

Rivas afirmaba que escapó para “evitar el maltrato” y quería “proteger a sus hijos“. Sin embargo no consta ninguna denuncia en Italia, ni ninguna reclamación a servicios sociales ni nada similar. Lo que sí existe es una denuncia de Rivas contra el padre de sus hijos años después de haberse producido un supuesto maltrato.

Una periodista de La Sexta vuelve de Siria embarazada de un refugiado.

Una reportera de LaSexta, Elena Herreros, ha hecho pública en El Huffington Post su relación con un refugiado sirio para denunciar la difícil situación que vive su pareja. La periodista, embarazada de cinco meses y medio, cuenta que su pareja, Mouaid Khamis, está atrapado en Graz (Austria), donde malvive como un mendigo.

Herreros conoció a Khamis el 31 de enero en Lesbos, donde viajó con la cadena de Atresmedia. Él partió de Siria huyendo de la guerra y terminó anclado en Austria por la enfermedad de una de sus hermanas. “Estuvimos varios meses de relación así: yendo yo allí porque él no podía salir del país por tener una petición de asilo. Era costoso económicamente y un día me dijo que lo mejor era venir a España“, cuenta la reportera.

En junio, junto a Herreros, Khamis vino a Madrid sin el permiso de Austria. En España se toparon con un nuevo problema: su petición de pasaporte al Ministerio del Interior español no fue aceptada por tener una solicitud ya abierta en Austria (como no puede ser de otra forma).

Tras, como podemos ver en el reportaje de El Huffington Post, visitas a playas españolas o al Santiago Bernabéu, el joven tuvo que volver a Austria, donde, según la periodista, a modo de castigo, “ahora no tiene derecho a vivienda, ni a salario, ni a asistencia médica hasta que reabran su caso“. Desde luego parece que el amor no tiene fronteras y no será el primer caso singular de amor, recientemente podemos recordar a la trabajadora social que se casó con el violador y asesino de Cantabria.

Pero ¿qué esperaba esta reportera de todo este asunto? Cuando hay una petición de asilo por medio hay que cumplir unos trámites que no se pueden vulnerar de una forma tan gratuita. Cuando esta reportera empezó una relación sentimental con el refugiado ya era conocedora de que era una situación complicada.