Cómo llegar a la tirolina de El Nido.

Si estás planeando escaparte a Filipinas seguramente habrás oído hablar de la zona de El Nido (Palawan). Sin lugar a dudas la zona de El Nido es la más turística y llena de vida de la isla de Palawan -algo que eché en falta en Puerto Princesa-. Venir a pasar unos días a Palawan es fundamental en tu ruta por Filipinas ya que este país tiene un basto territorio lleno de lugares donde vivir experiencas. Dentro de la isla de Palawan la zona más turística es El Nido.

Disfrutar unos días en El Nido es imprescindible si vienes a Palawan, principalmente porque es una zona considerada como «base»: es decir, a partir de aquí salen algunas excursiones (buceo, snorkel, tours…) y es punto de salida para otras zonas (avión, van…etc). Aquí encontrarás de todo. Otra de sus famosas atracciones es la «tirolina de El Nido». La tirolina de El Nido está situada en Las Cabañas Beach.

Esta playa se encuentra a unos 5 minutos en moto de El Nido (no tiene perdida) y es un lugar maravilloso para pasar un día idílico en la playa, comer algo en algunos de sus restaurantes, pasear, ver la puesta de sol, hacer snorkel o tomarte un cockel tumbado en la hamaca.

Conforme te acerques por la carretera tendrás que aparcar en un parking de motos que hay en la zona comercial, atravesarás la zona comercial (cuando llegamos nosotros estaban a punto de inaugurar) y accederás directamente a la playa. La tirolina (zipline) se encuentra en el punto medio de la playa y verás un cartel enorme que pone «zipline». El coste es de 500 php y si te tiras «a lo supermán» es de 700 php.

Para volver puedes elegir hacerlo de nuevo en tirolina (son realmente dos tirolinas: la de ida y la de vuelta) y pagar, o volver andando. Te recomendaría volver andando ya que atraviesas una lengua de arena y piedras que va saliendo a la superficie conforme baja la marea y es algo precioso.

" descubrir ‘Las Cabañas’ en El Nido fue una de las mejores experiencias que tuvimos en Filipinas. "

Como ir de Hanoi a Ha Long Bay

Visitar la bahía de Ha Long o Ha Long Bay es quizás la excursión por excelencia de Hanoi. La bahía de Ha-Long está a tan sólo unos 180 kilómetros de Hanoi por lo que partir desde aquí suele ser lo habitual. Esta bahía tiene una extensión enorme que comprende cientos de islas e islotes. Llegar desde Hanoi en carretera suele costar unas 3.30 horas debido al tráfico.

Consejos para visitar Ha-long Bay

El consejo más importante que se puede dar a todo el mundo que quiera visitar la bahía de Ha-Long es que no seas “tacaño” al contratar el crucero. Si no tienes demasiado tiempo pero quieres conocerla igualmente, tienes que saber que hay excursiones de un día en las que te recogen en el mismo hotel.

Estas excursiones son para pasar el día completo navegando por la bahía. Pero si tu idea es alojarte en un barco una o dos noches como nosotros, tienes que tener en cuenta que es como un hotel en pensión completa. Vas a pasar muchas horas en el barco y es mejor asegurarse de que el servicio es de calidad, ya que en cierto modo es un hotel flotante y no vas a poder escapar de allí. Existen muchos casos en los que los viajeros (por ahorrar) luego se sienten estafados y no es de extrañar porque hay muchos timos sobre estas excursiones. Nosotros te recomendaríamos buscar barcos con pocas habitaciones y calidades medias y altas.

Obviamente no va a ser la misma excursión ni el mismo barco uno que cuesta 80$ que otro de 125$ ó 180$. Una vez contratado el barco (o crucero) ellos te pasarán a buscar al hotel y te dejarán a la vuelta, no hay ninguna complicación más que dejarte llevar y disfrutar! Puedes llevarte una maleta pequeña de mano para llevar tu ropa, bañador, toalla, lo que vayas a necesitar… aunque nosotros con una mochila nos apañamos perfectamente.

Cómo ir a Ha-Long Bay

Nosotros contratamos la excursión en Hanoi, en un puesto de información y excursiones, aunque antes estuvimos mirando varios (dos o tres), preguntando y comparando. Para este tipo de excursiones debes de saber de que no hay gangas; verás ofertas de 50$ o similares… descártalas, lo que te ofrecen no tiene nada que ver con lo que vas a recibir. En todas las excursiones te van a ir a buscar al hotel y después te dejaran en la misma puerta.

Nosotros cogimos el barco con la compañía Swan Cruisser. Casi todos los folletos que habíamos visto eran iguales: los mismos barcos y las mismas fotos. Imagino que luego dependerá de tener más o menos suerte con cada barco porque daba la sensación de que todas las compañías de gama media eran iguales. La experiencia fue en general buena y bonita, pero tuvimos una visita inesperada en la ducha de la habitación (¡una cucaracha!) que no nos gustó nada. Es decir, no es de agrado pagar 250$ por una excursión y encontrarte una cucaracha…pero bueno no volvimos a ver ninguna más en la habitación, aunque aquella noche he de decir que ya no pegamos ojo!

Casi todos los turistas eligen la opción de pasar una o dos noches en el barco (es lo más recomendable). Te comentamos cómo fue nuestra visita de dos días y una noche para que os hagáis una idea: Salimos a primera hora de Hanoi (minivan) para llegar a medio día al puerto. Tras entrar en el barco y dejar las cosas en la habitación que te asignan, nos pusieron la primera comida mientras navegábamos y poco a poco nos íbamos adentrando en la bahía. No hay mesas para todos los ocupantes del barco, por lo que desayunarás, comerás y cenaras con otra pareja, a nosotros no nos causaba mayor reparo ya que es una manera de conocer gente de otros países y compartir impresiones ( somos un poco charlatanes).

Hay que reconocer que la experiencia de estar sentado en el restaurante del barco mientras comes y ves cómo te adentras en la había de Halong es una experiencia increíble e inolvidable. Pasamos la tarde navegando y disfrutando del impresionante paisaje. Finalmente visitamos las cuevas de Sung Sot, a nuestro juicio una de las excursiones prescindible, mas que nada porque tampoco aportan un gran valor por sí solas, no entras y te quedas con la boca abierta como cuando ves por primera vez la bahía pero bueno es una manera de salir del barco.

Posteriormente y de vuelta al barco nos ducharnos, cenamos  y descansamos viendo el atardecer con un buen mojito. A la mañana siguiente madrugamos mucho (a las 6 de la mañana) para empezar el día con una clase de tai chi en la cubierta del barco. En nuestro caso todos los viajeros se quedaron en la cama y sólo nosotros fuimos a la clase de tai chi, vamos fue todo un éxito. Fue una experiencia bonita y extraña al mismo tiempo, de repente te ves haciendo ejercicio en la cubierta de un barco rodeado de unas vistas increíbles y completamente solos, eso sí, fue muy relajante.

La próxima actividad era pasar la mañana en una de las playas yendo en kayak (muy recomendable) aunque también nos hubiera gustado una excursión donde subes a un mirador en condiciones y puedes contemplar la bahía de Halong en todo su esplendor (pero en nuestro tour no estaba esa visita tan esperada).

La excursión de una noche tiene un recorrido más corto por la bahía (también es más barata que la de dos obviamente). En cuanto a la excursión en sí, a nosotros nos gustó mucho en general pero había cosas que ‘sobraban’. Por ejemplo, una de las actividades era cocina típica vietnamita, visto en un folleto de una excursión puede parecer muy divertido pero bueno sin más…

Recomendaciones: Mira varias excursiones en varias agencias de viaje y en tu propio hotel. Elige una relación de calidad – precio media o media alta. Lo barato sale caro. Llévate una maleta de viaje con ropa, toalla, productos de aseo, bañador,…etc es como si estuvieras dos noches fuera. Llévate dinero en efectivo a poder ser. Elige la excursión de mínimo una noche.

Elephant Jungle Sanctuary de Tailandia

El Elephant Jungle Sanctuary de Chiang Mai es un lugar en donde rescatan y cuidan a los elefantes (algo por desgracia habitual en Tailandia). Esta entidad se encarga de recoger elefantes que han sufrido maltrato y los mantiene en sus parques en una calidad de vida inmejorable. Realizan visitas guiadas en donde podrás estar con los elefantes, darles de comer e incluso bañarlos -siempre con supervisión del personal-.

Respecto al precio he de decir que no es de lo más económico que hay en el país, pero precisamente merece la pena porque sabes que el dinero es destinado exclusivamente para el cuidado de los elefantes, el mantenimiento del campamento y posibles necesidades médicas que puedan tener. Las visitas al santuario pueden ser de medio día, de un día entero o 2 días + noche. Nosotros estuvimos un día entero, y como podéis apreciar el tiempo no nos acompañó. A pesar de ello no nos impidió disfrutar de ellos. La excursión incluye comida y traslados desde Chiang Mai centro hacia el santuario que se encuentra en las afueras. Puedes reservar a través de tu hotel (seguramente), de la web o en cualquier oficina turística del centro de la ciudad. Al finalizar la excursión te obsequian con un souvenir artesano bordado (que en mi caso estaba lleno de barro, caca de elefante y lluvia y no pude quedármelo)…

Es una de las experiencias más bonitas que he tenido viajando (especialmente en Tailandia) y debo decir que los elefantes grandes.. ¡acojonan!

Incluso si te sale un maravilloso día lluvioso es un buen lugar para visitar porque las temperaturas son muy altas (llueve pero no hace calor) y puedes aprovechar el día con los elefantes, darles de comer y bañarte con ellos (y llenarte de barro hasta las orejas con elefantes pequeños). Es una bonita experiencia tanto llueva o no.

Consejos: Llévate una mochila con algo de de comida, ropa para cambiarte, bañador y toalla.

Mi recomendación es que no vayas a ningún espectáculo con animales, ni montes en elefantes ni nada similar porque son maltratados muy duramente y sin darte cuenta estas contribuyendo a una mafia que engaña al turista ya que no estás viendo al elefante en su hábitat, sino a un elefante sometido y explotado.

Ruta de 17 días por Tailandia low cost: Bangkok, Chiang Mai, Phuket y casi toda Tailandia.

El mejor restaurante de Bali.

Si tenías la idea de que Bali era una isla destinada al relax y que apenas había ambiente, estás muy equivocado. Hoy en día la isla de Bali es una de las islas con más oferta turística de la zona de Indonesia. En Bali puedes hacer todo y de todo, y como buen núcleo turístico, a veces se encuentra demasiado masificado. Comer es una de las actividades que más importancia le damos y a veces encontrar un lugar que sea económico y bueno es complicado: no porque no existan sino porque desconocemos que existen (que no es lo mismo).

Café Wayan

Esta cafetería restaurante puede pasar desapercibida para muchos turistas (de hecho así es) pero por suerte nosotros pudimos descubrirla gracias a una recomendación leída hace poco en un foro. Situado en Jl. Suweta lo puedes encontrar como «Warung Wayan´s» en los diferentes buscadores. Comer o cenar aquí además de barato te va a resultar relajante y muy cómodo. Esta cafetería se encuentra en pleno centro de Bali – Denpansar, muy próxima al Monkey Forest y a las principales tiendecitas y calles de la zona de Ubud, por lo que viene muy bien para hacer un alto en el camino, coger fuerzas y seguir con tu ruta.

IMG_7981

La vegetación y el mobiliario de madera son prácticamente la seña de identidad de numerosos restaurantes y cafeterías. Aquí sin lugar a dudas te sentirás como si te hubieras adentrado a una zona selvática con la salvedad de que estarás disfrutando (sentado en el suelo con grandes cojines) de una gastronomía local muy rica y variada.

Aquí tienes un listado de entradas de este blog sobre mi viaje a Indonesia.

Conoce Taipei

Taipei… ¡nos encantó! esta ciudad de 2,8 millones de habitantes todavía mantiene viva sus raíces Chinas. Dicen que conserva lo mejor de una ciudad china y una ciudad japonesa: la variedad de mercados, rincones y lugares hacen que Taipei sea única en su especie. Aquí encontrarás avenidas muy limpias, gente muy amable con el turista y con muchas experiencias nuevas para sentir y disfrutar. Tanto el alojamiento como la comida no son problema ya que encontrarás gran variedad para elegir. 

Cómo ir del aeropuerto al centro de Taipei

IMG_2619-1024x768

Taipei es una ciudad enorme y llena de contrastes. Como muchas ciudades asiáticas no vas a tener ningún problema a la hora de desplazarte pues tienes varios medios de transporte a tu alcance. Si acabas de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Taipei (TPE) y quieres acudir al centro tienes varias posibilidades: taxi, metro o autobús.

La opción del taxi es una de las que escogimos nosotros -ya que aterrizamos después de un viaje a Filipinas a las 1 a.m. de la madrugada y no había metro-. Nada mas que salgas al hall del Aeropuerto (llegadas) tendrás que dirigirte a la izquierda. Ahí estarán los taxis esperando en fila a los clientes y una persona encargada que va ordenando y dirigiendo las salidas de los taxis. Te costará aproximadamente 50 minutos y el precio rondará entre los 1.200 – 1.400 NDT. Llévate en un papel apuntado el nombre del hotel o la dirección ya que muchos taxistas no saben inglés.

El metro es la siguiente opción (y la más recomendada). El metro de Taipei es muy sencillo y no da lugar a dudas. La única línea de metro que llega hasta el Aeropuerto es la línea morada A1 ó A2(dependiendo de la terminal del Aeropuerto). El final de parada de esta línea es Taipei Main Station: lugar de encuentro de varias líneas de metro y estación de autobuses y taxis. 

El trayecto dura aproximadamente 35 minutos y el precio es de 25 NDT.

Cosas que hacer en Taipei en dos días

Esta ciudad ofrece muchas posibilidades a los viajeros y desde luego es muy segura y está llena de vida, si las piernas te lo permiten lo mejor que puedes hacer es “patear”. Sólo así podrás descubrir su verdadera esencia y adentrarte en esta ciudad tan impresionante y todavía algo desconocida para el turista. Pasea por sus calles comerciales (Ximending) y sumérgete en sus mercados para probar la comida local. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un local de comida pequeño pero muy acogedor, -nadie hablaba inglés-, por lo que pedir algo para comer fue todo un reto para nosotros ya que en la carta no se entendía ni papa! (es lo que tiene no saber chino ni japonés).

1. Mercados nocturnos

Como tantas ciudades asiáticas tiene numerosos mercados nocturnos. Si ya has estado en otras zonas de Asia sabrás perfectamente de lo que estamos hablando y Taipei en eso no es ninguna excepción por lo que te recomendaremos dos: Mercado nocturno de Shilin y mercado nocturno de Raohe.

El Mercado Nocturno de Shilin es el más grande y famoso. Aquí encontraréis prácticamente de todo y sobretodo comida,  zumos naturales, máquinas de juego y tiendas. Para llegar hasta aquí tienes que coger la RED LINE y bajarte en la R15.

El Mercado Nocturno de Raoeh es diferente, es mucho más pequeño pero nos pareció más acogedor y mas auténtico que el de Shilin. Nos gustó mucho porque tenía un encanto especial y se percibía desde el primer momento. Para llegar hasta aquí tenéis que coger la GREEN LINE y bajaros en la G14

Si has visitado otros mercadillos nocturnos -y esto es conocido para ti- la verdad es que no vas a encontrar nada que no hayas visto ya. Los mercadillos asiáticos son todos muy parecidos: unos más grandes, otros con más tiendas y otros con más comida, pero la esencia es prácticamente la misma. Si dispones de poco tiempo te recomiendo que vayas directamente a Raoeh Night Market. Este mercado se divide en dos calles muy alargadas -nada de laberintos-  con suficientes puestos para entretenerte, comprar algún souvenir y disfrutar de la tarde. Estos mercados normalmente abren a las 18 horas.

2. Subir al Taipei 101

La visita al Taipei 101 es obligada, este edificio cuenta con 106 plantas nada más y nada menos. Su aguja que corona sus 508 metros de altura lo convierte en el octavo rascacielos más alto del mundo, así como en el más ecológico. Ofrece una vista espectacular de la ciudad y subir hasta arriba del todo cuesta 600 NDT pero las vistas 360 grados merecen la pena. Para llegar hasta aquí tienes que coger la RED LINE y bajarte en la R Taipei 101 Station. 

IMG_3756-1024x768

3. Elephant Mountain

Después del Taipei 101 podéis acercaros a este precioso mirador para tener una vista e-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r de la ciudad. Para ello tendréis que subir hasta 650 escaleras y armaros de paciencia. Las vistas son increíbles y dicen que el atardecer es precioso, aunque nosotros fuimos por la mañana porque hay mucha menos gente. Desde el Taipei 101 tenéis 20 minutos andando hasta el Elephant Mountain por lo que podéis aprovechar el trayecto para estar la mañana en esta zona de la ciudad.

4. Chiang Kai-Shek Memorial Hall

Dejarte caer por esta enorme plaza (Chiang Kai-Shek Memorial Hall) formada por el Teatro Nacional, el Auditorio Nacional y el Salón Conmemorativo Nacional es una de las visitas imprescindibles de Taipei. Para llegar hasta aquí puedes hacerlo andando (35 minutos desde el Taipei 101) o en metro. Si optas por el metro son la GREEN LINE (parada G10) y la RED LINE (parada R08) las que te traen hasta aquí. Si tienes suerte puedes acceder al Salón Nacional y ver el cambio de guardia que es algo parecido a los cambios de guardia del Palacio de Buckingham (salvando las distancias :p)

IMG_3968

Te proponemos una ruta para que aproveches más el día y es empezar bien temprano en el Taipei Elephant Mountain (llegando en metro antes de las 9 a.m.), seguido acudir al Taipei 101 y subir al mirador para después andar hasta el Chiang Kai-Shek Memorial Hall. Todo ello te tendría que llevar 3 ó 4 horas. Finalmente puedes acercarte a la zona de Xiamen y Ximending para hacer alguna compra o comer.

5. Visita imprescindible a Jiufen.

Si estás en Taipei una visita obligada es la localidad de Jiufen. Es un pequeño pueblecito situado en las montañas del noroeste de Taiwan y es conocido por servir de inspiración para la obra maestra de animación de Hayo Miyakazi, el viaje de Chihiro, es un lugar mágico, por lo que no es de extrañar que se haya convertido en todo un reclamo turístico. A tan solo una hora en bus. Para llegar a Jiufen te lo explicamos en esta entrada. Nosotros tuvimos la mala suerte de que ese día nos llovió un poco, aunque no nos impidió disfrutar de su magia nos quedamos con las ganas de haber visto mejor el entorno, ya que había niebla dificultaba bastante la vista del paisaje que era asombroso.

Aquí encontrarás numerosas tiendas artesanales de varios tipos (sobretodo mucho textil y tiendas de jabones y de souvenirs) Nosotros comimos un menú en un restaurante y se puede decir que era ¡bueno, bonito. y barato! Como adicta al té, cabe destacar las teterías que hay en Juifen, de verdad eran impresionantes, de las mejores que he probado.

IMG_E3904-1024x768

Para finalizar te diremos que si te aburres en Taipei es porque quieres, tienes numerosos rincones para visitar, puedes ver el templo de Longshan, visitar el Museo Nacional de Taiwán o hacer algunas de las excursiones que hay desde Taipei como las aguas termales de Beitou, visitar Pingxi o como hemos comentado antes el mágico Jiufen, el Parque Nacional de Yangmingshan o Taroko National Park. A nosotros no nos daba tiempo a todo y nos quedamos con la espinita clavada. Conclusión y ya para terminar esta entrada…

HASTA PRONTO TAIWÁN, VOLVEREMOS!