ARAGÓN (Y ZARAGOZA) PIERDEN AGUA.

El consumo de agua en un país con sequía supone un enorme problema para la población y sus dirigentes. Según el INE Aragón es la quinta comunidad autónoma que más agua pierde por averías y fugas en la red de tuberías.

Los reventones de tuberías se repiten de manera habitual en Zaragoza. El último ocurrió en Zaragoza este mismo martes, en concreto en el barrio de Arcosur. Sin embargo, existen importantes diferencias: mientras que algunos son pequeños y se solucionan en poco tiempo, otros pueden llegar a anegar varias calles de Zaragoza y provocar que el tranvía se parezca a un barco. Así ocurrió a mediados del pasado mes de agosto, cuando la tubería reventada estuvo durante unas dos horas tirando agua a la calle a la altura de la plaza de Basilio Paraíso, lo que provocó la pérdida de 11.900 metros cúbicos.

Desde el año 2010 en Zaragoza solo se han renovado 51 kilómetros de tuberías de fibrocemento (material obsoleto y poco adecuado) de los 281 km que quedan por renovar. Según el área de Urbanismo, la sustitución de estos conductos tendría un coste de 112 millones de euros.

ARAGÓN PIERDE AGUA.

Durante la última década (2004-14) el porcentaje de agua perdida por fallos en la red ha ido variando entre un 24% y un 17%. En la actualidad este porcentaje se mantiene en torno al 20% de pérdida de agua, lo que supone unos 27.000 millones de litros al año en Aragón.

Según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Zaragoza, en 2014 la ciudad sufrió alrededor de 800 reventones, 200 en tuberías municipales y unos 600 en tramos particulares.

Aragón es la quinta comunidad autónoma que más agua pierde, solo le ganan Ceuta y Melilla (30% de pérdida de agua), Cantabria (25%), Extremadura (24%) y Canarias (20,3%). En el lado contrario tenemos a la Comunidad de Madrid con 4,6% de pérdida y País Vasco con un 9%.

El consumo de agua por persona al día en Aragón se ha estabilizado en torno a los 200 litros, de los cuales, alrededor del 64% son consumidos por los hogares (bebida, limpieza…), el 9% lo utilizan las corporaciones municipales y el 27% restante se dedica a los sectores económicos como la industria y los servicios. A todo ello hay que añadirle los 81 litros por habitante que se pierden diariamente: el 70%, en las fugas y averías anteriormente mencionadas; mientras que el 30% se desperdicia por mal uso de los contadores e incluso los fraudes.

Deja un comentario