Asia Taiwan Viajes

Conoce Taipei

Taipei… ¡nos encantó! esta ciudad de 2,8 millones de habitantes todavía mantiene viva sus raíces Chinas. Dicen que conserva lo mejor de una ciudad china y una ciudad japonesa: la variedad de mercados, rincones y lugares hacen que Taipei sea única en su especie. Aquí encontrarás avenidas muy limpias, gente muy amable con el turista y con muchas experiencias nuevas para sentir y disfrutar. Tanto el alojamiento como la comida no son problema ya que encontrarás gran variedad para elegir. 

Cómo ir del aeropuerto al centro de Taipei

Taipei es una ciudad enorme y llena de contrastes. Como muchas ciudades asiáticas no vas a tener ningún problema a la hora de desplazarte pues tienes varios medios de transporte a tu alcance. Si acabas de aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Taipei (TPE) y quieres acudir al centro tienes varias posibilidades: taxi, metro o autobús.

La opción del taxi es una de las que escogimos nosotros -ya que aterrizamos después de un viaje a Filipinas a las 1 a.m. de la madrugada y no había metro-. Nada mas que salgas al hall del Aeropuerto (llegadas) tendrás que dirigirte a la izquierda. Ahí estarán los taxis esperando en fila a los clientes y una persona encargada que va ordenando y dirigiendo las salidas de los taxis. Te costará aproximadamente 50 minutos y el precio rondará entre los 1.200 – 1.400 NDT. Llévate en un papel apuntado el nombre del hotel o la dirección ya que muchos taxistas no saben inglés.

El metro es la siguiente opción (y la más recomendada). El metro de Taipei es muy sencillo y no da lugar a dudas. La única línea de metro que llega hasta el Aeropuerto es la línea morada A1 ó A2(dependiendo de la terminal del Aeropuerto). El final de parada de esta línea es Taipei Main Station: lugar de encuentro de varias líneas de metro y estación de autobuses y taxis. 

El trayecto dura aproximadamente 35 minutos y el precio es de 25 NDT.

Cosas que hacer en Taipei en dos días

Esta ciudad ofrece muchas posibilidades a los viajeros y desde luego es muy segura y está llena de vida, si las piernas te lo permiten lo mejor que puedes hacer es “patear”. Sólo así podrás descubrir su verdadera esencia y adentrarte en esta ciudad tan impresionante y todavía algo desconocida para el turista. Pasea por sus calles comerciales (Ximending) y sumérgete en sus mercados para probar la comida local. Nosotros tuvimos la suerte de encontrar un local de comida pequeño pero muy acogedor, -nadie hablaba inglés-, por lo que pedir algo para comer fue todo un reto para nosotros ya que en la carta no se entendía ni papa! (es lo que tiene no saber chino ni japonés).

 

1. Mercados nocturnos

Como tantas ciudades asiáticas tiene numerosos mercados nocturnos. Si ya has estado en otras zonas de Asia sabrás perfectamente de lo que estamos hablando y Taipei en eso no es ninguna excepción por lo que te recomendaremos dos: Mercado nocturno de Shilin y mercado nocturno de Raohe.

El Mercado Nocturno de Shilin es el más grande y famoso. Aquí encontraréis prácticamente de todo y sobretodo comida,  zumos naturales, máquinas de juego y tiendas. Para llegar hasta aquí tienes que coger la RED LINE y bajarte en la R15.

El Mercado Nocturno de Raoeh es diferente, es mucho más pequeño pero nos pareció más acogedor y mas auténtico que el de Shilin. Nos gustó mucho porque tenía un encanto especial y se percibía desde el primer momento. Para llegar hasta aquí tenéis que coger la GREEN LINE y bajaros en la G14

Si has visitado otros mercadillos nocturnos -y esto es conocido para ti- la verdad es que no vas a encontrar nada que no hayas visto ya. Los mercadillos asiáticos son todos muy parecidos: unos más grandes, otros con más tiendas y otros con más comida, pero la esencia es prácticamente la misma. Si dispones de poco tiempo te recomiendo que vayas directamente a Raoeh Night Market. Este mercado se divide en dos calles muy alargadas -nada de laberintos-  con suficientes puestos para entretenerte, comprar algún souvenir y disfrutar de la tarde. Estos mercados normalmente abren a las 18 horas.

2. Subir al Taipei 101

La visita al Taipei 101 es obligada, este edificio cuenta con 106 plantas nada más y nada menos. Su aguja que corona sus 508 metros de altura lo convierte en el octavo rascacielos más alto del mundo, así como en el más ecológico. Ofrece una vista espectacular de la ciudad y subir hasta arriba del todo cuesta 600 NDT pero las vistas 360 grados merecen la pena. Para llegar hasta aquí tienes que coger la RED LINE y bajarte en la R Taipei 101 Station. 

3. Elephant Mountain

Después del Taipei 101 podéis acercaros a este precioso mirador para tener una vista e-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r de la ciudad. Para ello tendréis que subir hasta 650 escaleras y armaros de paciencia. Las vistas son increíbles y dicen que el atardecer es precioso, aunque nosotros fuimos por la mañana porque hay mucha menos gente. Desde el Taipei 101 tenéis 20 minutos andando hasta el Elephant Mountain por lo que podéis aprovechar el trayecto para estar la mañana en esta zona de la ciudad.

4. Chiang Kai-Shek Memorial Hall

Dejarte caer por esta enorme plaza (Chiang Kai-Shek Memorial Hall) formada por el Teatro Nacional, el Auditorio Nacional y el Salón Conmemorativo Nacional es una de las visitas imprescindibles de Taipei. Para llegar hasta aquí puedes hacerlo andando (35 minutos desde el Taipei 101) o en metro. Si optas por el metro son la GREEN LINE (parada G10) y la RED LINE (parada R08) las que te traen hasta aquí. Si tienes suerte puedes acceder al Salón Nacional y ver el cambio de guardia que es algo parecido a los cambios de guardia del Palacio de Buckingham (salvando las distancias :p)

Te proponemos una ruta para que aproveches más el día y es empezar bien temprano en el Taipei Elephant Mountain (llegando en metro antes de las 9 a.m.), seguido acudir al Taipei 101 y subir al mirador para después andar hasta el Chiang Kai-Shek Memorial Hall. Todo ello te tendría que llevar 3 ó 4 horas. Finalmente puedes acercarte a la zona de Xiamen y Ximending para hacer alguna compra o comer.

5. Visita imprescindible a Jiufen.

Si estás en Taipei una visita obligada es la localidad de Jiufen. Es un pequeño pueblecito situado en las montañas del noroeste de Taiwan y es conocido por servir de inspiración para la obra maestra de animación de Hayo Miyakazi, el viaje de Chihiro, es un lugar mágico, por lo que no es de extrañar que se haya convertido en todo un reclamo turístico. A tan solo una hora en bus. Para llegar a Jiufen te lo explicamos en esta entrada. Nosotros tuvimos la mala suerte de que ese día nos llovió un poco, aunque no nos impidió disfrutar de su magia nos quedamos con las ganas de haber visto mejor el entorno, ya que había niebla dificultaba bastante la vista del paisaje que era asombroso.

Aquí encontrarás numerosas tiendas artesanales de varios tipos (sobretodo mucho textil y tiendas de jabones y de souvenirs) Nosotros comimos un menú en un restaurante y se puede decir que era ¡bueno, bonito. y barato! Como adicta al té, cabe destacar las teterías que hay en Juifen, de verdad eran impresionantes, de las mejores que he probado.

Para finalizar te diremos que si te aburres en Taipei es porque quieres, tienes numerosos rincones para visitar, puedes ver el templo de Longshan, visitar el Museo Nacional de Taiwán o hacer algunas de las excursiones que hay desde Taipei como las aguas termales de Beitou, visitar Pingxi o como hemos comentado antes el mágico Jiufen, el Parque Nacional de Yangmingshan o Taroko National Park. A nosotros no nos daba tiempo a todo y nos quedamos con la espinita clavada. Conclusión y ya para terminar esta entrada…

HASTA PRONTO TAIWÁN, VOLVEREMOS!

No Comments

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.