10 RAZONES POR LAS QUE APOYAR LAS ZONAS 30.

Desde que el anterior gobierno socialista instalara las primeras zonas 30 en Zaragoza no se ha avanzado mucho al respecto. Cada vez Zaragoza ha ido experimentando un mayor deterioro de las zonas 30 por una falta de inversión y por una implantación muy pobre en Zaragoza. 

Hace tiempo que escribí sobre qué características debe tener una zona 30 y junto con otras asociaciones dedicadas al tráfico o al urbanismo llegamos a la siguiente conclusión:

1- Las zonas verdes y el arbolado proporcionan sombra durante los meses de verano y protegen del frío y la lluvia durante los meses de invierno.

2- Una vía 30 no debe invitar a elevar la velocidad debe estar bien señalizada y tener algunos elementos que eviten aumentar la velocidad.

3- Debe tener comercio de proximidad.

4- Una calle 30 no es debe ser una vía para estacionar. Si bien pueden activarse mecanismos para que incluir la zona azul y naranja.

5- Deben tener la anchura suficiente en sus aceras y los rebajes en los pasos peatonales. Han de ser accesibles.

6- Buena visibilidad. Si la calle pacificada tiene estacionamientos (más presencia de coches) y se puede circular a velocidades superiores entonces como resultado tendremos peligrosas intersecciones

EJEMPLOS DE CALLES 30 QUE NO DEBEMOS COPIAR.

Situadas en el barrio de San José esta es la imagen de las verdaderas zonas 30 de Zaragoza. Nos entramos encontrando con calles muertas, sin arbolado, formando verdaderas islas de calor, sin movimiento de vehículos, sin comercio…

RAZONES POR LAS QUE APOYAR LAS ZONAS 30.

Los viales 30 tienen muchas virtudes desconocidas y desde aquí os vamos a destacar algunos puntos que merecen la pena tener en cuenta. Una calle limitada a 30km/h es mucho más segura. La distancia de frenado es mucho menor pasando de los 28 metros a los 13.5 metros. Ante un accidente de carácter grave los índices de mortalidad se reducen en torno al 10% frente a los 45% de una vía limitada a 50km/h.

La contaminación acústica (muy importante) se reduce hasta en 3 decibelios con efecto inmediato. Las emisiones se reducen mejorando la calidad del aire. Conducir a 30 km/h en ciudad garantiza un flujo de tráfico constante con menos atascos y congestiones. También logra que los desplazamientos activos, es decir aquellos que se realizan a pie y en bicicleta, sean mucho más atractivos, aparte de mejorar la competitividad del transporte público.

La velocidad media en la ciudad ronda los 18-22km/h (la del transporte público es próxima a 12km/h), mientras que a una velocidad máxima de 30km/h proporciona una circulación más uniforme llegando a alcanzar velocidades máximas durante más tiempo.

Otra de las virtudes es una menor dependencia del petróleo. Según la Fundación Mapfre el petróleo supone el 63% del saldo comercial español. La disminución del uso privado del vehículo supone una menor dependencia energética exterior.

Finalmente podemos hablar del impulso del consumo. Una calle 30 invita y permite la instalación de terrazas y veladores lo que supone un espacio ocio añadido y un impulso al comercio de proximidad. Jane Jacobs, crítica con la planificación urbana de los años 50 puso la semilla de muchos conceptos que hoy en día estamos acostumbrados a ver en materia de tráfico y peatonalización. Jane Jacobs acostumbraba a decir que una calle con gente es una calle viva y segura.

Esto es lo mismo, una calle 30 invita a transitar, pasear y disfrutar de su entorno. Lo que proporciona una mayor seguridad ciudadana (disminuyen los delitos) e impulsa el comercio de proximidad.

DÓNDE CREAMOS ZONAS 30.

Es aquí donde surge el verdadero debate sobre las zonas 30. Para empezar, requieren inversión. No mucha. El problema que tiene Zaragoza es que ha abandonado esta idea que ya surgió con poco presupuesto. El gobierno de Carmen Dueso (área de Movilidad) ya dedicó un poco de esfuerzo a este tema pero “nació muerto” pues pacificar una calle no basta con poner una señal de 30.

París o Nueva York son dos ejemplos de capitales europeas que están apostando por la creación de zonas peatonales y viales 30. En Nueva York han empezado en Times Square a limitar algunas de las zonas al tráfico y a aumentar las aceras. Uno de los proyectos más innovadores que puso en marcha Nueva York fue High Line. High Line es el resultado de aprovechar una vía ferroviaria elevada y transformarla en un parque de altura con terrazas.

París anunció el año pasado un ambicioso plan urbano que consistía en aumentar de forma notable los espacios peatonales en el centro de la ciudad.

En Zaragoza debemos apostar por proyectos de pacificación del tráfico y peatonalización de entornos.

You may also like
La posibilidad de estacionar en la Plaza San Pablo en varios tuits.
PRIMERAS “RETENCIONES” EN EL PRIMER DÍA DE OBRAS.

Deja un comentario